Tag Archives: suelo

Día de la Conservación del Suelo

El suelo es un recurso que sufre degradación progresiva a causa de diversos factores: disminución de la fertilidad, erosión eólica e hídrica acelerada, elevación de acidez, salinidad, alcalinización, deterioro de la estructura del suelo, pérdida de la materia orgánica y la biodiversidad, desmontes, uso del fuego, sobrepastoreo, labranza inadecuada, falta de rotación de cultivos, entre otros; pero también es el lugar en el que vivimos, hogar de plantas y animales. Es fundamental su conservación, ya que es esencial para la alimentación del mundo.

El Día de la Conservación del Suelo se celebra cada 7 de julio desde 1963 en homenaje a Hugh Hammond Bennet, el hombre que quiso lograr un aumento de producción de tierra a través de su protección y concientizar sobre los beneficios de un correcto manejo. Hoy, repasamos las maneras que lo productores tienen de protegerlo para mantener su salud y la importancia de conservarlo para poder seguir produciendo y alimentando a las generaciones futuras.

Buenas prácticas para la protección el suelo

La variedad de tipo de suelo es muy amplia. Existen suelos arenosos, limosos, arcillosos; ácidos, neutros o alcalinos; profundos o someros; ricos o pobres en materia orgánica, con alta o baja fertilidad, bien o mal drenados, entre otros tantos tipos. Lo importante a tener en cuenta al momento de realizar buenas prácticas es qué tipo de suelo tenemos en la región que estamos, para saber qué cosas podremos hacer según cada situación en particular sin provocar degradación y mantener la capacidad productiva de la tierra.

Las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) son acciones ejercidas sobre los suelos con el objetivo de lograr un manejo sustentable del recurso para conservarlo, restaurarlo y promover sus funciones esenciales. Su implementación no es responsabilidad única de los productores sino de todas las instituciones y personas involucradas de manera directa o indirecta en la producción agropecuaria. Quien la ejecute deberá hacerlo de manera sencilla y económica, mediante una acción armónica y complementaria.

Las BPA en el campo incluyen a la siembra directa, la rotación de cultivos, el manejo integrado de plagas y malezas, el manejo racional de la nutrición vegetal y la fertilización edáfica, entre otras. Si hablamos de Buenas Prácticas en general, debemos tener en cuenta que el agua se infiltre y almacene en el lugar donde cae, reduciendo el escurrimiento superficial. Atenuar el efecto erosivo de las lluvias y el viento mediante la promoción de la presencia de la cobertura superficial permanente del suelo con vegetación y rastrojos. También, lograr reducir la evaporación y favorecer la circulación del agua del suelo de la atmósfera, a través de las plantas del cultivo.

Por otro lado, recuperar y mantener la materia orgánica del suelo en niveles adecuados; así como ejecutar labores necesarias con la orientación correcta que produzcan la menor alteración posible de la estructura del suelo y su porosidad. Además, reducir el tránsito de equipos y vehículos estrictamente necesarios para evitar la compactación del suelo. Es importante analizar cada situación particular, para saber si se deberá atender algún otro aspecto específico.

En Monsanto creemos que es fundamental tomar conciencia y realizar Buenas Prácticas para la conservación del suelo, ya que si no cuidamos de él, ¿cómo podremos alimentar al mundo en el futuro?

Fuentes:
Unicen, “Buenas Prácticas para la conservación del suelo”
Monsanto, “El suelo: prácticas sostenibles para el cuidado de un recurso críticoFAO, “Conservación del suelo”

Celebremos el Día Mundial del Medioambiente

El Día Mundial del Medioambiente se celebra desde 1972 cuando la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo estableció para generar conciencia sobre la necesidad de proteger y mejorar el ecosistema y los recursos naturales. En Monsanto, valoramos esta celebración porque sabemos que es fundamental proteger los recursos para vivir en un lugar mejor.

¿Por qué es importante cuidar el Medioambiente?

En la actualidad, el mundo se enfrenta a varios desafíos: el crecimiento de la población mundial, disputas por las áreas productivas, el avance y desarrollo de las energías renovables, el cambio climático, la necesidad de una mayor eficiencia para la producción en términos hídricos, energéticos y de emisiones, relaciones comerciales cada vez más complejas, nuevos patrones de consumo y formas de organización de la sociedad, y profundas transformaciones económicas, sociales y ambientales.

La agricultura juega un papel clave en todo esto, ya que frente al rápido crecimiento de la población, es necesario que garantice alimentos suficientes para las actuales y futuras generaciones, conciliando la productividad con la preservación de los recursos naturales de nuestro planeta. Por su parte, la Agricultura Moderna, de la mano de las innovaciones tecnológicas y del análisis de datos, es una evolución que aporta nuevas y mejores posibilidades para el campo y para el mundo.

En Monsanto, producir más usando menos, es un pilar fundamental al momento de crear soluciones para el productor. Nuestra estrategia de sustentabilidad fue evolucionando con el paso del tiempo e incorporando las nuevas tecnologías, siempre con el objetivo de mejorar la vida de los productores y de la sociedad, promoviendo prácticas agrícolas sostenibles que utilicen menos recursos naturales de la Tierra, hoy y en el futuro.

¿Qué estamos haciendo?

Nuestros últimos desarrollos en materia de soluciones abarcan: mejoramiento genético de avanzada, biotecnología en soja y en maíz, mejores recomendaciones de prácticas agronómicas, productos biológicos y fórmulas renovadas de productos de protección de cultivos. Además, con el objetivo de usar de forma eficiente cada recurso y cuidar el planeta, en 2016 plantamos más de 60 mil árboles, instalamos más de 7 mil lámparas LED de bajo consumo en nuestras unidades y evitamos la emisión de 22 mil toneladas de CO2.

También redujimos en aproximadamente 220 mil m3 nuestro consumo de agua con la mejora de procesos y la adopción de nuevas tecnologías. En la ciudad de Rojas (Buenos Aires, Argentina) por ejemplo, desarrollamos un proyecto para la recuperación del agua usada en la limpieza de los equipamientos y tanques de almacenamiento. Con esta iniciativa, fue posible reutilizar 85 mil litros de agua en 2016. En la unidad de Camaçari (Brasil) reutilizamos el agua de la lluvia y, desde 2011, año de implementación del sistema, se recuperaron 500 millones de litros de agua.

¿Cómo aportar tu granito de arena?

Vos también podés proteger los recursos naturales y el Medioambiente desde tu casa, separando la basura de los elementos reciclables, no tirando basura en la calle fuera de los horarios establecidos y ahorrando agua y energía en su uso diario. Entre todos, podemos mejorar el cuidado del Medioambiente.

Celebremos el Día Mundial del Medioambiente y tomemos conciencia de lo importante que es proteger el planeta en el que vivimos.

Prescripciones DEKALB: conocer en detalle cada suelo

El suelo está compuesto por minerales, materia orgánica, pequeños organismos vegetales y animales, aire y agua. En él, se multiplican muchas formas de vida: una hectárea de tierra fértil puede contener más de 300 millones de diminutos invertebrados como insectos, arañas, lombrices y otros animales. La tierra que cabe en una cuchara puede contener un millón de bacterias, además de cientos de miles de levaduras y pequeños hongos. Conocer el detalle de cada tipo de suelo resulta fundamental a la hora de cultivar.

La Agricultura Moderna nos brinda herramientas que nos permite maximizar y optimizar cada lote, minimizar los riesgos de producción, usar los recursos de manera más eficiente y cultivar de forma segura y sustentable. Prescripciones DEKALB es un servicio brindado por DEKALB, marca líder de maíz, para mejorar el rendimiento y usar los recursos de forma más eficiente.

Esta solución combina datos del suelo, del relieve, información climática regional, el conocimiento de las mejores prácticas agronómicas para cada híbrido y algoritmos matemáticos para permitirle al productor contar con alta precisión al momento de sembrar para cada 10 m x 10 m de su lote. El sistema interpreta estos datos para obtener información precisa sobre el rendimiento de cada sector del campo. Finalmente se generan escenarios posibles de rendimiento junto con recomendaciones de híbridos, manejo y prácticas agronómicas aptas para esas condiciones – y de esta manera el productor puede contar con toda la información necesaria para tomar mejores decisiones a la hora de la siembra del maíz.

Esta innovación tecnológica requirió una inversión de 115 millones de pesos durante los últimos 5 años y ha logrado aumentar la productividad en un 6 a 10 %, hacer un uso eficiente de los recursos y reducir en un 40 % los riesgos del cultivo. Actualmente en nuestro Centro de Entrenamiento de Pergamino contamos con parcelas sembradas con Prescripciones DEKALB de manera que todos los productores o especialistas puedan observar en tiempo real los resultados.

Monsanto busca innovar y brindar las mejores soluciones para que los productores puedan optimizar sus campos. En este sentido, conocer en detalle el suelo resulta fundamental al momento de elegir qué prácticas agronómicas emplear para mantener su salud, qué cantidad de productos fertilizantes utilizar para que las plantas crezcan fuertes o cuáles son las mejores semillas para garantizar una campaña exitosa.

Prescripciones DEKALB es otra herramienta que ayuda a los trabajadores del campo a producir nuestros alimentos cuidando los recursos.

 

FUENTES
FAO,  Ecología y enseñanza rural: nociones ambientales básicas
Portal de suelos de la FAO

La importancia de conservar el suelo

El suelo es un recurso natural limitado y no renovable, sin embargo las prácticas agronómicas inadecuadas, la intensificación de su uso a causa del aumento de la población, el cambio climático y la erosión van degradando cada vez más la tierra que cultivamos.

En Monsanto reafirmamos nuestro compromiso con la preservación del suelo. Buscamos a diario nuevas herramientas y soluciones que les permitan a los productores hacer un uso eficiente del suelo y de otros recursos limitados.

Según el Banco Mundial, en el 2050 vivirán en el planeta más de 9.000 millones de personas y para alimentarlas necesitaremos incrementar en un 70% la producción agrícola. Entonces surge una pregunta fundamental: ¿cómo podemos cuidar el suelo y, al mismo tiempo, aprovechar al máximo la tierra disponible?

Herramientas innovadoras que cuidan los recursos

A lo largo de los últimos años en Monsanto hemos desarrollado diversas herramientas modernas que colaboran con el cuidado de los recursos mientras se producen los alimentos. Es el caso de Cultivio, una aplicación que ayuda a los productores a planificar las campañas para usar de la forma más eficiente el recurso del suelo. Esta app no sólo recomienda los momentos más propicios para la siembra de cada semilla sino que además, genera alertas en caso de plagas o enfermedades.
Otra de las herramientas que ofrece Monsanto es Prescripciones, una app que brinda recomendaciones específicas para cada ambiente de un lote. Los productores pueden obtener una radiografía del suelo con datos específicos de humedad, nutrientes y mayor o menor fertilidad física, entre otros factores importantes que deben conocer y tener en cuenta para mejorar su producción.

Las semillas de soja INTACTA RR2 PRO también colaboran con el cuidado del suelo y los recursos: esta tecnología permite reducir un 1.5 de aplicaciones de insecticidas por hectárea, utilizar 120 millones de litros menos de agua y ahorrar 750 mil litros de combustible por cada millón de ha.

Sin duda, todas las nuevas herramientas y soluciones que le ofrecemos al productor ayudan a cuidar los recursos limitados con los que contamos. Proteger y preservar al suelo depende de nuestras Buenas Prácticas Agrícolas pero también de utilizar la tecnología disponible para mejorar cada una de las tareas que realizamos en el campo. En el mes del suelo, sigamos trabajando juntos para cuidarlo.

BioAG: conocé los microbios benéficos del suelo

Gracias a los avances tecnológicos y los nuevos métodos que propone la Agricultura Moderna, cada vez existen más técnicas para fortalecer la calidad de las cosechas mientras se emplean recursos  de forma eficiente. Los hongos, las bacterias y los microorganismos resultan aliados fundamentales para mejorar la calidad del suelo, las semillas y los cultivos: los microbios pueden proteger a las plantas de plagas y enfermedades, además de mejorar su productividad y fertilidad.

Los microbios están presentes en el agua que tomamos, en la tierra, en el aire e incluso en nuestro interior. Un ser humano, en promedio, puede alojar a 100 millones estos microorganismos, muchos de ellos esenciales para nuestra salud. Al igual que con los seres humanos, los microbios presentes en el suelo colaboran con procesos biológicos de las plantas como crecimiento, nutrición o protección frente a enfermedades.

Alrededor de las raíces de las plantas encontramos microorganismos que son neutros, patógenos y benéficos para los cultivos porque facilitan el desarrollo y mejoran las condiciones de crecimiento. Las soluciones microbianas son productos que a su vez potencian el poder biológico de la naturaleza gracias a su tecnología de vanguardia; utilizan los nutrientes de los propios suelos para lograr cosechas más fuertes, saludables y cuidadosas con el medioambiente. Estos productos son un complemento perfecto para los tratamientos existentes para plantas y suelos debido a su gran potencial y adaptabilidad a diferentes condiciones.

Las soluciones de origen microbiológicas de BioAg desarrollada por Monsanto son innovadoras y modernas, y nos permiten aprovechar el gran poder del microambiente de la tierra. Con ellas, podemos ayudar a los productores a cuidar a sus cultivos de diferentes maneras: mejorando la absorción de nutrientes, promoviendo el crecimiento y el rendimiento, y proporcionando el control de insectos y protección ante enfermedades.

Anualmente se aplican cerca de 2000 microbios diferentes sobre semillas de maíz, soja y trigo para su evaluación; y se han utilizado con éxito para reemplazar o complementar los productos para la protección de cultivos más tradicionales. De todos los productos biológicos existentes, los microbianos representan casi dos tercios del mercado.

 

Alianzas que protegen el medio ambiente

Como empresa comprometida con el cuidado del medio ambiente y a la vanguardia de la innovación y el desarrollo de nuevas y mejores prácticas agronómicas, en diciembre de 2013 en Monsanto junto a Novozymes, compañía danesa de biosoluciones (enzimas y microorganismos) formamos The BioAg Alliance para fortalecer y ampliar las investigaciones que nos permiten crear productos microbiológicos sustentables.

El poder de la Investigación, Desarrollo y Producción de productos microbiológicos de Novozymes combinado con las capacidades de investigación microbiana, biología avanzada, pruebas de campo y comerciales de Monsanto dieron lugar a una nueva plataforma de soluciones microbianas sostenibles en el tiempo para productores agrícolas de todo el mundo. BioAg Alliance está investigando la próxima generación de soluciones basadas en microbios.

Gracias a este tipo de investigaciones, desarrollos y alianzas buscamos ampliar las soluciones integrales e innovadoras que nos trae la Agricultura Moderna, para que puedan estar cada vez más al alcance de los productores de todo el mundo.  Nuestro objetivo es que los trabajadores del campo produzcan más usando menos. Y paso a paso lo estamos logrando.

 

Fuentes:
Monsanto, BioAg Alliance
Monsanto BioAg LAS

Nutrir y proteger el suelo que nos alimenta

La tierra es nuestro medio de vida: sin tierra los productores no podrían cosechar los alimentos que todos nosotros necesitamos para vivir. El 17 de junio se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía,  un día en el que se fomenta la toma de conciencia acerca de la importancia de preservar y disminuir la degradación del suelo.

¿Sabías que a la naturaleza le puede tomar hasta 500 años crear un puñado de tierra? ¿y que ese puñado de tierra cultivable contiene hasta mil millones de bacterias y otros organismos, además de nitrógeno, fósforo y otros nutrientes que son esenciales para el crecimiento de las plantas? Estas son grandes razones para comprender la importancia de mantener saludable nuestra tierra.

 

La tierra en la agricultura hoy

Cada día los productores utilizan prácticas innovadoras para proteger el suelo y el medio ambiente, conservar la biodiversidad y obtener mejores cosechas para alimentar a la población que crece.

Monsanto trabaja activamente junto con otras organizaciones en el desarrollo de soluciones destinadas a ayudar a preservar el suelo que utilizamos para cultivar alimentos. Por ejemplo promoviendo la adopción de tecnologías como la siembra directa y la aplicación de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), a través de asociaciones como Aapresid y la CASAFE.

Pero ¿qué son y cómo se aplican las BPA al manejo de suelos? Se trata de aquellas prácticas destinadas a lograr un manejo sustentable del suelo, con el objetivo de conservar, restaurar y promover sus funciones. Por ejemplo, la adopción de siembra directa, la rotación de cultivos, el uso de cultivos de cobertura o la fertilización adecuada.

Cada vez más los productores, tanto orgánicos como convencionales, adoptan estas técnicas para que las generaciones futuras puedan seguir usando los mismos suelos para producir alimentos.

 

Cultivos de cobertura

Una de las mejores técnicas para mantener el suelo fértil es sembrar cultivos de cobertura, es decir, aquellos que se utilizan entre cosechas de verano.  Se trata de cultivos de invierno y en general son plantas muy conocidas como: el trébol, arvejas, avena o el trigo. Estos cultivos pueden ayudar a reducir la erosión durante las lluvias y evitar el crecimiento de malezas. Durante la primavera, los restos vegetales de estos cultivos, se dejan en el suelo para que los nutrientes se liberen lentamente con el tiempo, creando mayor materia orgánica.

 

La siembra directa

Hasta hace poco tiempo luego de la cosecha, los productores removían el suelo con el arado y así evitaban el crecimiento de malezas en los campos. Hoy cada vez más productores utilizan la siembra directa o labranza de conservación, que consiste en cultivar la tierra sin ararla y así mantener la materia orgánica. Al mismo tiempo, esta técnica reduce la erosión del suelo y la liberación al aire de dióxido de carbono debido al ahorro de combustible.

 

Microorganismos

En la actualidad, los microorganismos se han convertido en un área de gran interés para la agricultura – esos millones de bacterias y hongos habitantes del suelo-. Monsanto BioAG se dedica a explorar las infinitas posibilidades de estos diminutos organismos para ayudar a los agricultores a producir alimentos de manera más eficiente.

Es importante tomar conciencia de lo esencial de nuestro suelo y aplicar prácticas que nos permitan conservarlo para garantizar alimentos para todos en un futuro.