Tag Archives: monsanto

¿Por qué innovar desde la agricultura?

La innovación siempre trae grandes beneficios, en todos los ámbitos o industrias en los que se la tome como camino. En la agricultura, innovar nos permite mejorar los procesos, disminuir los riesgos y sortear los grandes desafíos que se presentan: el cambio climático, la seguridad alimentaria, la limitación de los recursos naturales y el aumento de la población.

Con el uso de tecnología, la inversión en Investigación y Desarrollo y la innovación como camino a seguir, en Monsanto buscamos constantemente herramientas que permitan producir más (para una población que crece) usando menos recursos.

¿Qué podemos hacer por el cambio climático?

Los fenómenos meteorológicos extremos afectan directamente a la agricultura, alteran los modos de producción y promueven la distribución de plagas, malezas y enfermedades que amenazan a los cultivos. Las previsiones sobre los efectos globales son poco alentadoras, por este motivo desde Monsanto buscamos colaborar con los productores para que enfrenten mejor este gran desafío.

Las temperaturas mundiales se elevaron durante los últimos años y el cambio climático aumenta la inestabilidad, pone en peligro los esfuerzos para terminar con la pobreza y causa impacto en las producciones. Entre todos debemos accionar para revertir esta situación.

Desde la agricultura podemos invertir en tecnología e innovación y emplear buenas prácticas agrícolas que garanticen un desarrollo con bajo nivel de emisión de Gases de Efecto Invernadero, responsables en gran medida del cambio climático. Además, contamos con herramientas de avanzada que permiten anticiparse a cambios bruscos de temperaturas y tomar los recaudos necesarios. E incluso, existen cultivos capases de sobrevivir a seguías o inundaciones.

Seguridad alimentaria, una clave

La falta de alimentos, el escaso poder adquisitivo, la distribución desproporcionada o el uso inadecuado de los alimentos en los hogares, pueden poner en riesgo a la seguridad alimentaria. La manera de evitarlo es responsabilidad de todos. Juntos debemos lograr mejorar la disponibilidad, el acceso, la utilización de los alimentos y la estabilidad de todo el sistema alimenticio.

En el campo, gracias a la innovación y la tecnología, podemos aportar nuestro granito de arena para cumplir algunos de estos objetivos. Con los avances en Investigación y Desarrollo, hoy podemos sembrar cultivos más resistentes a las adversidades, con mejor calidad y mayores nutrientes.

También es importante el papel del campo en la economía ya que según la FAO, la agricultura representa, en promedio, alrededor del 30% del PIB de los países agrícolas y el 50% del empleo en el mundo en desarrollo. Se estima que tres de cada cuatro personas pobres viven en zonas rurales y la mayoría depende de la agricultura para su subsistencia diaria. En este contexto, la innovación permite hacer más eficiente cada proceso que se realiza en el campo para mejorar la calidad del trabajo y de vida de los productores.

Alimentar a las poblaciones futuras

Según las proyecciones de la FAO, para el año 2050 la población mundial habrá llegado a más de 9 mil millones de habitantes. Para poder alimentar a todos, la Agricultura Moderna nos brinda herramientas que nos ayudan a producir más utilizando menos recursos. Además, la innovación y las nuevas tecnologías nos permiten disminuir las pérdidas por plagas, malezas, enfermedades o cambio climático, que en la actualidad afectan de forma directa a la disponibilidad de las producciones.

Para combatir estos desafíos, aplicamos tecnología e innovación a nuestro trabajo cotidiano en el campo. La gama de opciones tecnológicas que tenemos abarcan desde herramientas para reducir pérdidas posteriores a la cosecha, ahorrar mano de obra y mejorar la gestión de los recursos naturales y el riego, hasta aumentar la fertilidad del suelo y mejorar el manejo integrado de plagas.

Por sobre todas las cosas, lo más importante es trabajar en equipo para lograr mejorar las producciones, disminuir los riesgos y alimentar a la población que crece. En Monsanto seguimos innovando y buscando nuevas soluciones modernas para producir más usando menos.

Fuentes:
FAO, “La innovación en la agricultura y las biotecnologías agrícolas como herramientas de las políticas de seguridad alimentaria: el caso de las biotecnologías agrícolas
AgroVoz, “Las Buenas Prácticas, un camino para reducir el calentamiento global
Banco Mundial, “Cambio climático”

I & D Week: semana de la Inclusión y Diversidad

Un ambiente diverso favorece la innovación, el compromiso y el buen clima laboral. Por eso, en Monsanto, dedicamos una semana a la Inclusión y Diversidad a la que llamamos I & D Week, a nivel regional. Se trata de una serie de jornadas dentro de la organización, en las que buscamos compartir experiencias para aprender de los otros, a conciencia, y con el compromiso de ser más inclusivos.

I & D Week se estará realizando desde el lunes 14 hasta el jueves 17 de junio y será un evento con muchas actividades, charlas y talleres. El objetivo es promover un espacio colaborativo y participativo, para comprender lo importante de la inclusión y la diversidad al momento de crear una visión más holística de los desafíos que atravesamos como equipo de trabajo. También contaremos con invitados especiales para debatir y marcar el camino que aún falta recorrer para alcanzar cada vez más crecimiento personal y profesional.

 

I & D Week, asumiendo un compromiso

En Monsanto nos propusimos construir un camino que nos lleve a ser una compañía cada vez más inclusiva y diversa. Durante los últimos años, hemos estado trabajando en distintas iniciativas, desde las actividades y campañas de Inclusión y Diversidad que tenemos. Nuestro objetivo es desarrollar, fomentar e implementar prácticas que permitan generar un espacio de trabajo diverso e inclusivo que asegure la igualdad de oportunidades para LGBTA, Mujeres y personas con discapacidad.

Estas iniciativas, también, responden a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) de las Naciones Unidas y, particularmente con el objetivo número 10 que se refiere a reducir las desigualdades. Entre las metas de este objetivo, se encuentra, de acá a 2030, potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición. Y otra de las metas de este ODS, es garantizar la igualdad de oportunidades y reducir la desigualdad de resultados, incluso eliminando las leyes, políticas y prácticas discriminatorias y promoviendo legislaciones, políticas y medidas adecuadas.

Nuestros equipos de Inclusión y Diversidad abordan públicos y temáticas que son pilares críticos para lograr una sociedad más inclusiva. Por eso, estamos desarrollando alianzas estratégicas y relacionándonos con otros actores que nos permiten seguir aprendiendo e incorporando otras perspectivas.

Vivamos la diversidad, promovamos la inclusión

Para incluir es necesario reconocer lo diferente, y estar abierto al encuentro, al diálogo y al intercambio. Al vivir la inclusión en el día a día, nos abrimos para conocer diferentes visiones del mundo, que contribuyen a nuestro crecimiento personal y profesional a través de interacciones genuinas. La diversidad fortalece a los individuos y, consecuentemente, al grupo como un todo. Y creemos que, toda diferencia, es una oportunidad para crecer, derribar prejuicios y trabajar por una cultura de mayor inclusión y diversidad.

Celebremos el Día Mundial del Medioambiente

El Día Mundial del Medioambiente se celebra desde 1972 cuando la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo estableció para generar conciencia sobre la necesidad de proteger y mejorar el ecosistema y los recursos naturales. En Monsanto, valoramos esta celebración porque sabemos que es fundamental proteger los recursos para vivir en un lugar mejor.

¿Por qué es importante cuidar el Medioambiente?

En la actualidad, el mundo se enfrenta a varios desafíos: el crecimiento de la población mundial, disputas por las áreas productivas, el avance y desarrollo de las energías renovables, el cambio climático, la necesidad de una mayor eficiencia para la producción en términos hídricos, energéticos y de emisiones, relaciones comerciales cada vez más complejas, nuevos patrones de consumo y formas de organización de la sociedad, y profundas transformaciones económicas, sociales y ambientales.

La agricultura juega un papel clave en todo esto, ya que frente al rápido crecimiento de la población, es necesario que garantice alimentos suficientes para las actuales y futuras generaciones, conciliando la productividad con la preservación de los recursos naturales de nuestro planeta. Por su parte, la Agricultura Moderna, de la mano de las innovaciones tecnológicas y del análisis de datos, es una evolución que aporta nuevas y mejores posibilidades para el campo y para el mundo.

En Monsanto, producir más usando menos, es un pilar fundamental al momento de crear soluciones para el productor. Nuestra estrategia de sustentabilidad fue evolucionando con el paso del tiempo e incorporando las nuevas tecnologías, siempre con el objetivo de mejorar la vida de los productores y de la sociedad, promoviendo prácticas agrícolas sostenibles que utilicen menos recursos naturales de la Tierra, hoy y en el futuro.

¿Qué estamos haciendo?

Nuestros últimos desarrollos en materia de soluciones abarcan: mejoramiento genético de avanzada, biotecnología en soja y en maíz, mejores recomendaciones de prácticas agronómicas, productos biológicos y fórmulas renovadas de productos de protección de cultivos. Además, con el objetivo de usar de forma eficiente cada recurso y cuidar el planeta, en 2016 plantamos más de 60 mil árboles, instalamos más de 7 mil lámparas LED de bajo consumo en nuestras unidades y evitamos la emisión de 22 mil toneladas de CO2.

También redujimos en aproximadamente 220 mil m3 nuestro consumo de agua con la mejora de procesos y la adopción de nuevas tecnologías. En la ciudad de Rojas (Buenos Aires, Argentina) por ejemplo, desarrollamos un proyecto para la recuperación del agua usada en la limpieza de los equipamientos y tanques de almacenamiento. Con esta iniciativa, fue posible reutilizar 85 mil litros de agua en 2016. En la unidad de Camaçari (Brasil) reutilizamos el agua de la lluvia y, desde 2011, año de implementación del sistema, se recuperaron 500 millones de litros de agua.

¿Cómo aportar tu granito de arena?

Vos también podés proteger los recursos naturales y el Medioambiente desde tu casa, separando la basura de los elementos reciclables, no tirando basura en la calle fuera de los horarios establecidos y ahorrando agua y energía en su uso diario. Entre todos, podemos mejorar el cuidado del Medioambiente.

Celebremos el Día Mundial del Medioambiente y tomemos conciencia de lo importante que es proteger el planeta en el que vivimos.

Día Mundial de la Biodiversidad: la importancia de conservarla

La biodiversidad es la variedad de formas de vida que existen en un ambiente determinado y coexisten entre sí; involucra a todas las especies de animales, plantas, hongos, microorganismos y su material genético. El 22 de mayo se celebra el Día Internacional de la Diversidad Biológica para fomentar el conocimiento y la toma de conciencia de lo importante que es respetarla y conservarla en todas las prácticas que realiza el ser humano.

La preservación de la biodiversidad es sumamente importante para Monsanto, ya que es fuente de materias primas, alimentos, agua y hasta el ambiente en el que vivimos. Mediante su cuidado, podemos lograr la recuperación de la fertilidad del suelo, la descomposición de residuos, la amortiguación de las inundaciones, la protección de recursos y la seguridad alimentaria.

Según el Banco Mundial, entre América Latina y el Caribe albergan el 34% de las especies de flora y el 27% de las especies de mamíferos del mundo. Se estima que en la actualidad, en esta región se encuentran 6 de los países con mayor biodiversidad del planeta: Brasil, Colombia, Ecuador, México, Perú y Venezuela. De hecho, más del 40% de la biodiversidad del mundo se encuentra en el continente sudamericano.

Dentro de este panorama, la agricultura cumple un rol fundamental para la preservación de la biodiversidad. Gracias a la Agricultura Moderna y a la incorporación de la tecnología en el campo, los productores cuentan con grandes recursos para cuidar a las plantas y al medioambiente. La sustentabilidad y el respeto por los seres vivos son algunos de los pilares de Monsanto. Creemos que es sumamente importante preservar la biodiversidad y por eso trabajamos día a día en mejorar e intensificar nuestro compromiso con el medioambiente.

Nuestra misión: una agricultura respetuosa con el medioambiente

Nuestro compromiso de proteger la biodiversidad incluye el desarrollo de productos y soluciones teniendo en cuenta su impacto en la naturaleza. La conectividad de datos, las herramientas de medición, los sensores en el campo, las semillas de alto rendimiento y todas las herramientas modernas que descubrimos, ayudan a mantener la producción agrícola sin dañar a las especies que comparten la tierra con los productores.

Cada una de nuestras soluciones integrales tiene el objetivo de conservar los recursos naturales limitados. La tierra, el agua, y la energía son fundamentales para nuestra vida, pero también para los otros seres vivos que comparten el planeta con nosotros. Nos concentramos en buscar soluciones innovadoras que aborden nuestros desafíos más importantes, como el cambio climático y la preservación de los recursos, sin olvidarnos de la sustentabilidad del medioambiente.

Por ejemplo: el suelo es un ecosistema complejo con un mundo inmenso e invisible de microorganismos que permiten el crecimiento de las plantas. Sin ellos, los cultivos no pueden obtener los nutrientes y la protección que necesitan para crecer. Nuestros investigadores están trabajando en comprender mejor a estos microorganismos del suelo para encontrar nuevas maneras de aprovechar sus facultades, a fin de mantener las plantas fuertes y saludables.

Actualmente, los productores pueden utilizar menos combustible gracias al uso de tecnologías como el GPS y los sistemas de transmisión automática en tractores. Esto colabora directamente con la conservación de la biodiversidad porque se emiten menos Gases de Efecto Invernadero, algo que ayuda a reducir la huella neutral de carbono y minimizar consecuencias graves como el cambio climático que nos afecta a todos.

Los animales también son parte de la biodiversidad y en Monsanto queremos cuidarlos a todos por igual para preservar el medioambiente, porque ellos nos pueden ayudar en el campo. Por ejemplo, las abejas son insectos con una gran responsabilidad, ya que polinizan más de un tercio de los alimentos que consumimos todos los días: son las encargadas de una parte muy importante del proceso de fertilización. Diversas causas están comprometiendo su salud y desde Monsanto, junto a otros organismos, estamos trabajando para reducir la carga viral en las colmenas, controlar la población de ácaros Varroa (un parásito que amenaza la vida de las abejas) y controlar su reproducción. Nuestro objetivo es conservar ecosistemas agrícolas sanos y a uno de los insectos más beneficiosos y trabajadores de la agricultura.

Las herramientas modernas, las nuevas tecnologías y las buenas prácticas que acompañan al productor en todos los momentos de su campaña lo ayudan también a conservar el planeta. En Monsanto estamos convencidos de que el trabajo en equipo nos ayuda a vivir en armonía con todos los seres vivos con los que compartimos la tierra. Aprovechemos el Día Internacional de la Diversidad Biológica para reflexionar y tomar conciencia de que el cambio empieza por uno mismo, y que entre todos podemos ser más sustentables y vivir mejor.

Fuentes:
Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina, “¿Qué es la biodiversidad?”
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, “El papel de la FAO en la biodiversidad”
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, “El estado de la biodiversidad en América Latina y el Caribe”

Aprender +: un nuevo ciclo lleno de aprendizaje

“Aprender Más” es el programa de capacitación en oficios creado por Monsanto en alianza con la Municipalidad de Rojas y la Fundación Oficios para mejorar la empleabilidad de los vecinos de la localidad. Consiste en ofrecer cursos gratuitos que fueron diseñados especialmente para los habitantes de esa localidad. El objetivo es generar mayores conocimientos técnicos y específicos para que logren ampliar sus posibilidades de inserción laboral.

Aprender + abarca todas las localidades que integran el partido de Rojas en la Provincia de Buenos Aires: Rojas, Carabelas, Rafael Obligado, Los Indios, Villa Manuel Pomar, La Beba, Villa Parque, Roberto Cano y Sol de Mayo. Los cursos que se están dictando son de electricidad domiciliaria, electricidad industrial, costura y computación, duran aproximadamente 4 meses y tienen un cupo de hasta 20 inscriptos.

Como trabajo final, los alumnos realizan una acción solidaria en la propia localidad en la que ponen en práctica los conocimientos aprendidos. Se realizan tareas en escuelas, centros culturales, hospitales, clubes, entre otros. De esta manera, se fomenta la responsabilidad, el compromiso y la solidaridad en toda la comunidad.


Aprender + es una gran oportunidad para todos los vecinos de Rojas y desde Monsanto, estamos orgullosos de renovar nuestro compromiso y continuar vinculándonos con las comunidades en las que estamos presentes. ¡Sigamos creciendo juntos!

Más información sobre esta iniciativa en https://www.aprendermas.com.ar/

¡Feliz día Trabajadores del campo!

En todos los rincones del mundo, el 1 de mayo se festeja el Día Internacional del Trabajador para reafirmar la importancia del respeto de sus derechos en el marco laboral, así como la obligación por parte de los empleadores de garantizar salud y bienestar en cualquier espacio de trabajo.

En el marco de esta jornada, queremos felicitar a todos los trabajadores, en particular, a los que trabajan en el campo. Ellos son un pilar fundamental ya que el campo es un sector clave para la economía de nuestro país, y, además, son los productores los que nos permiten tener alimentos con el fruto de sus cosechas.

Estos trabajadores son multifacéticos. Los productores saben de meteorología, de economía, de comercio, de regulación agraria, de agronomía, de enfermedades en las plantas, de los productos para la protección de cultivos, de la ciencia de los datos y muchas otras áreas más. A diario toman muchas decisiones y enfrentan desafíos en los que todos estos conocimientos y herramientas, se ponen en juego.

Los productores son una pieza poderosa y fundamental de la agricultura; y en Monsanto nos dedicamos a buscar y descubrir mejores herramientas y soluciones integrales que les permitan hacer su trabajo de forma, cada vez más, precisa y segura. Hoy es un gran día para agradecerles por toda su labor y compromiso.

Los datos del campo

Anualmente, la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) realiza una investigación y análisis sobre distintos aspectos en el campo argentino. El último informe indicó que el agro genera 1 de cada 6 puestos de trabajo, lo que representa el 17% del empleo privado nacional. Esto equivale a 2.5 millones de personas que, en promedio, podrían llenar 51 veces el estadio de Boca Juniors o formar una fila que uniría a Buenos Aires con Córdoba.

El campo, además, tiene un efecto multiplicador del empleo porque los puestos de trabajo que genera son directos, pero también indirectos en otros eslabones de la cadena productiva. En promedio, durante los últimos años, cada dos puestos de trabajo directos se generó uno indirecto también.

En este punto, es relevante considerar a las economías regionales o producciones familiares porque son una gran fuente de empleo.  Acorde a un informe del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad social, los agricultores familiares constituyen alrededor de 250.000 familias en todo el país. Ellos representan el 67% de las producciones agropecuarias, reúnen el 13 % de la tierra, contribuyen al 19,2 % del valor bruto de la producción y brindan empleo permanente al 54 % de la mano de obra del sector.

En el Día Internacional del Trabajador, desde Monsanto queremos reafirmar el compromiso que tenemos con el campo y sus trabajadores. A diario, buscamos maneras de mejorar las prácticas e incorporar los avances tecnológicos que les permitan hacer mejor su labor, de manera segura y cuidadosa con el medioambiente.

¡Feliz día Trabajadores!

 

Fuentes:
Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), El campo argentino en números
Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Programa Generación, Sostenimiento y Mejora en la Calidad del Empleo de Agricultores Familiares

La evolución en el control de los cultivos

Hasta hace algunas décadas, los productores usaban sus sentidos del tacto y la vista para verificar el estado de sus cultivos. Con sus ojos, supervisaban que las plantas no estén enfermas o dañadas a causa de insectos; y con sus manos, controlaban la humedad del suelo. Hoy, la evolución en el control de los cultivos y la revolución digital les permite hacer un chequeo más exacto y eficiente al momento de cuidar los cultivos.

Monsanto, en el contexto del uso de la ciencia de los datos y la digitalización, cuenta con una amplia variedad de herramientas innovadoras que ayudan a los productores a ahorrar tiempo, dinero y recursos naturales al momento de proteger a los cultivos.

Protección evolucionada

La protección de los cultivos es fundamental. Desde el momento en que se siembra una semilla, existen muchos factores que pueden afectar su crecimiento como las malezas, plagas, cambios climáticos, malas condiciones del suelo y enfermedades.

Hoy, gracias a la evolución y las nuevas tecnologías, contamos con muchas herramientas eficaces para proteger los cultivos. Se trata de soluciones integrales que atienden las diversas necesidades que puede tener un productor: el tipo de planta, el momento de su crecimiento, la composición del suelo y la disponibilidad de recursos naturales. Frente a cada caso, se pueden emplear distintas técnicas combinadas.

Dentro de las herramientas tradicionales que los productores emplean desde hace muchos años, encontramos prácticas como la rotación de cultivos y el empleo de cultivos de cobertura, la siembra directa o labranza cero y el desmalezamiento manual. A estas, se suman aquellas impulsadas por la tecnología como análisis de datos, soluciones biológicas, imágenes satelitales o tomadas con dispositivos como drones, semillas mejoradas, sensores y aplicaciones para móviles que combinan todos estos datos para dar recomendaciones precisas.

Por ejemplo, en el caso de las semillas, tanto la de soja con tecnología INTACTA RR2 PRO como las de maíz DEKALB son resistentes a productos para la protección de cultivos, lo que garantiza un mejor manejo de las malezas. Además, estas semillas resisten mejor al ataque de plagas o insectos y ofrecen beneficios en el cuidado de los recursos y el medioambiente ya que su empleo permite ahorrar agua, combustible e insecticidas.

También, Monsanto ha desarrollado soluciones biológicas que emplean los propios microorganismos del suelo. Con Bio Ag, logramos ayudar a los productores a cuidar a sus cultivos de diferentes maneras: mejorando la absorción de nutrientes, promoviendo el crecimiento y el rendimiento, y proporcionando el control de insectos y protección ante enfermedades. Anualmente se aplican cerca de 2000 microbios diferentes sobre semillas de maíz, soja y trigo para su evaluación; y se han utilizado con éxito para reemplazar o complementar los productos para la protección de cultivos más tradicionales.

Proteger a los cultivos con estas herramientas modernas, además, implica un mejor uso de los recursos naturales. Por eso, cada solución busca proteger mejor usando de forma eficiente los recursos disponibles para hacerlo.

Gracias a la Agricultura Moderna y a la evolución digital, los productores pueden trabajar mejor y tener resultados más exactos sobre la producción de sus cultivos. Estas herramientas tecnológicas les permiten hacer un uso más eficiente de los recursos, contemplar opciones y tomar las mejores decisiones para producir más usando menos.

Día Internacional del Planeta Tierra, tomemos conciencia

En 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró al 22 de abril como el Día Internacional del Planeta Tierra. El objetivo era reafirmar la importancia de la Tierra, sus ecosistemas y biodiversidad para promover la armonía entre la naturaleza y la sociedad. Cada año, alrededor del mundo se realizan acciones y jornadas con el fin de concientizar a la población sobre las diversas problemáticas a las que nos enfrentamos al momento de conservar nuestro planeta.

La tierra es definida como un área específica del planeta Tierra, que comprende todos los atributos que contiene por arriba y por debajo de la superficie terrestre. Este concepto incluye las formas del suelo y terreno, la hidrología superficial como lagos, ríos, ciénagas y pantanos, las capas sedimentarias cercanas a la superficie y las reservas de agua subterránea asociadas, la población de plantas y animales, el diseño de asentamientos humanos y los resultados físicos de actividad humana pasada y presente.

En la actualidad, la situación es alarmante: el agotamiento de los recursos naturales y la degradación de los suelos son el resultado de acciones históricas de producción y consumo no sustentables, que provocaron un impacto ambiental grave. Además, se suman la pérdida de biodiversidad, la desertificación y el cambio climático que agravan aún más la salud e integridad de nuestro planeta y – como consecuencia – de las personas y seres vivos que viven en él.

En este contexto, todos tenemos que aportar nuestro granito de arena para cuidar al planeta Tierra. En las industrias, el foco está puesto en emplear los avances tecnológicos para usar de forma más eficiente y justa cada recurso. En la sociedad, las personas deben tomar conciencia del cuidado del agua y la energía en los hogares.

Cuidar la Tierra es nuestro objetivo

En la agricultura, la conservación de la Tierra es un pilar fundamental. Para llevar a cabo esta iniciativa, los actores involucrados abordan la problemática desde diversos frentes como el empleo de buenas prácticas que cuiden la salud del suelo, los avances tecnológicos para hacer un uso más eficiente de los recursos escasos, la aplicación de técnicas como la labranza reducida para disminuir la huella de carbono, entre otras. Además, los Estados y organismos públicos acompañan estas iniciativas con medidas y políticas específicas.

En Monsanto somos conscientes de que, si queremos garantizar alimentos para las generaciones futuras, tenemos que conservar nuestro Planeta Tierra junto a los recursos que contiene y los seres vivos que la habitan. ¡Juntos podemos hacerlo!

Fuentes:
FAO, Tierras y Aguas
Naciones Unidas, Armonía con la naturaleza

Avances en I + D: cada vez protegemos mejor

Cada campo es diferente, y cada productor tiene sus propios objetivos y prioridades. Por eso, en Monsanto nos esforzamos por encontrar nuevas herramientas que colaboren con las tareas agrícolas que ellos llevan a cabo cada día. El objetivo es que las cosechas sean exitosas, y para lograrlo, invertimos un 10 % de nuestros ingresos globales en Investigación y Desarrollo (I + D) para hallar nuevas soluciones que atiendan las necesidades y los desafíos de los productores.

El área de I + D nos permite obtener nuevas formas de capturar datos y ponerlos en práctica para ayudar a los productores en cada decisión que deben tomar. La salud del campo y la protección de los cultivos son áreas fundamentales dentro de este enfoque, sobre todo porque predecir enfermedades o plagas, y tratarlas de forma más precisa, puede garantizar buenas cosechas.

Cada año, los productores ven reducidos sus rendimientos por varias amenazas: 16% por enfermedades en cultivos, 34% por malezas y 18% por plagas. Por eso, es fundamental que las herramientas de protección de cultivos sean cada vez más evolucionadas, personalizadas y eficaces para producir más con menor impacto en el medioambiente y mayor seguridad.

Avances en protección de cultivos

En del área de protección de cultivos, los avances e innovaciones de I + D abarcan diversos aspectos. Por ejemplo, se descubrieron mejores maneras de aprovechar los productos microbiales, que usan hongos beneficiosos, bacterias y otros microorganismos para ayudar a las plantas a absorber mejor los nutrientes y proteger contra las plagas y las enfermedades. Esta herramienta puede complementar, o en algunos casos incluso reemplazar, las opciones basadas en la química para proteger los cultivos.

También, se están desarrollando nuevas tecnologías dentro de las semillas para proteger a los cultivos del ataque de insectos plaga, como los gusanos, y parásitos, como los nematodos, que dañan las raíces. Además, existen nuevas fórmulas de los productos que se emplean para combatir a las malezas que logran un control más amplio, incluso sobre aquellas que, hasta hoy, eran resistentes.

Estos avances, por supuesto, actúan en sinergia con las buenas prácticas agronómicas que colaboran con la salud del suelo y los cultivos. Se trata de soluciones integrales que buscan atender a las distintas necesidades del productor.

Cuidar lo que más nos importa

En Monsanto buscamos entender los procesos del campo para brindarles a los productores soluciones que los ayuden a alimentar al mundo. Nuestra meta es habitar un planeta sano, en el que las personas tengan una mejor calidad de vida, y en el cual la industria agrícola trabaje para alimentar a la población mientras cuida los recursos.

Afirmamos nuestro compromiso en I + D para descubrir modos eficientes y modernos de proteger a los cultivos, mientras cuidamos los recursos naturales y respetamos el medioambiente.