Tag Archives: innovacion

¿Por qué innovar desde la agricultura?

La innovación siempre trae grandes beneficios, en todos los ámbitos o industrias en los que se la tome como camino. En la agricultura, innovar nos permite mejorar los procesos, disminuir los riesgos y sortear los grandes desafíos que se presentan: el cambio climático, la seguridad alimentaria, la limitación de los recursos naturales y el aumento de la población.

Con el uso de tecnología, la inversión en Investigación y Desarrollo y la innovación como camino a seguir, en Monsanto buscamos constantemente herramientas que permitan producir más (para una población que crece) usando menos recursos.

¿Qué podemos hacer por el cambio climático?

Los fenómenos meteorológicos extremos afectan directamente a la agricultura, alteran los modos de producción y promueven la distribución de plagas, malezas y enfermedades que amenazan a los cultivos. Las previsiones sobre los efectos globales son poco alentadoras, por este motivo desde Monsanto buscamos colaborar con los productores para que enfrenten mejor este gran desafío.

Las temperaturas mundiales se elevaron durante los últimos años y el cambio climático aumenta la inestabilidad, pone en peligro los esfuerzos para terminar con la pobreza y causa impacto en las producciones. Entre todos debemos accionar para revertir esta situación.

Desde la agricultura podemos invertir en tecnología e innovación y emplear buenas prácticas agrícolas que garanticen un desarrollo con bajo nivel de emisión de Gases de Efecto Invernadero, responsables en gran medida del cambio climático. Además, contamos con herramientas de avanzada que permiten anticiparse a cambios bruscos de temperaturas y tomar los recaudos necesarios. E incluso, existen cultivos capases de sobrevivir a seguías o inundaciones.

Seguridad alimentaria, una clave

La falta de alimentos, el escaso poder adquisitivo, la distribución desproporcionada o el uso inadecuado de los alimentos en los hogares, pueden poner en riesgo a la seguridad alimentaria. La manera de evitarlo es responsabilidad de todos. Juntos debemos lograr mejorar la disponibilidad, el acceso, la utilización de los alimentos y la estabilidad de todo el sistema alimenticio.

En el campo, gracias a la innovación y la tecnología, podemos aportar nuestro granito de arena para cumplir algunos de estos objetivos. Con los avances en Investigación y Desarrollo, hoy podemos sembrar cultivos más resistentes a las adversidades, con mejor calidad y mayores nutrientes.

También es importante el papel del campo en la economía ya que según la FAO, la agricultura representa, en promedio, alrededor del 30% del PIB de los países agrícolas y el 50% del empleo en el mundo en desarrollo. Se estima que tres de cada cuatro personas pobres viven en zonas rurales y la mayoría depende de la agricultura para su subsistencia diaria. En este contexto, la innovación permite hacer más eficiente cada proceso que se realiza en el campo para mejorar la calidad del trabajo y de vida de los productores.

Alimentar a las poblaciones futuras

Según las proyecciones de la FAO, para el año 2050 la población mundial habrá llegado a más de 9 mil millones de habitantes. Para poder alimentar a todos, la Agricultura Moderna nos brinda herramientas que nos ayudan a producir más utilizando menos recursos. Además, la innovación y las nuevas tecnologías nos permiten disminuir las pérdidas por plagas, malezas, enfermedades o cambio climático, que en la actualidad afectan de forma directa a la disponibilidad de las producciones.

Para combatir estos desafíos, aplicamos tecnología e innovación a nuestro trabajo cotidiano en el campo. La gama de opciones tecnológicas que tenemos abarcan desde herramientas para reducir pérdidas posteriores a la cosecha, ahorrar mano de obra y mejorar la gestión de los recursos naturales y el riego, hasta aumentar la fertilidad del suelo y mejorar el manejo integrado de plagas.

Por sobre todas las cosas, lo más importante es trabajar en equipo para lograr mejorar las producciones, disminuir los riesgos y alimentar a la población que crece. En Monsanto seguimos innovando y buscando nuevas soluciones modernas para producir más usando menos.

Fuentes:
FAO, “La innovación en la agricultura y las biotecnologías agrícolas como herramientas de las políticas de seguridad alimentaria: el caso de las biotecnologías agrícolas
AgroVoz, “Las Buenas Prácticas, un camino para reducir el calentamiento global
Banco Mundial, “Cambio climático”

Las máquinas del futuro, hoy

La revolución tecnológica llegó al campo y gracias a estas innovaciones tenemos herramientas cada vez más modernas que mejoran el trabajo de los productores. En este contexto, la Agricultura de Precisión es una aliada para preservar los recursos: la variedad de apps, software de avanzada y maquinaria sofisticada hacen que el trabajo en el campo sea cada vez más eficiente y preciso.

Herramientas como el GPS o sensores, autopartes sofisticadas como amortiguadores de última generación o incluso dispositivos que se puede sumar a las sembradoras o tractores colaboran con la producción de alimentos empleando la menor cantidad de recursos naturales y económicos posibles.

Sembradoras de última generación

Desde hace unos años se empezaron a implementar sembradoras modernas que cuentan con estabilizadores, lo que permite obtener uniformidad en la profundidad de la siembra y en la distribución de las semillas sobre la línea. Este equipamiento controla la fuerza de las ruedas y las mantiene constante (más allá de las irregularidades del terreno) y amortigua los movimientos y vibraciones durante la colocación de la semilla.

Las tecnologías incorporadas en esta maquinaria revelan un aumento de hasta el 10% de producción gracias a la siembra cada vez más precisa. Este tipo de sembrado da como resultado una correcta germinación, una emergencia uniforme y un mejor esparcimiento de las plantas dentro del surco.

Otra propuesta aún más innovadora es la siembra electrónica, que permitirá aumentar la velocidad y eficiencia del trabajo. En nuestro país, investigadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria junto a empresas privadas, se encuentran desarrollando un dispositivo que permitirá mejorar la capacidad operativa de la sembradora, duplicando la velocidad de siembra sin perder precisión en la dosificación de la semilla.

GPS, ¿para qué sirve?

Por su parte, la incorporación del GPS en el campo tiene múltiples funciones: tratamientos para la protección de cultivos, para las siembras y cosechas, labores del terreno como abono y labranzas, o hasta plantaciones en hilera. El GPS significa precisión en las tareas del productor porque brinda datos geográficos que implican control y mejora la experiencia del trabajo.

Un GPS autoguiado puede controlar el vehículo indicando por dónde ir, mientras el productor puede centrarse en otro tipo de tareas y controlar otros procesos de una forma más eficiente. Además, este dispositivo colabora con la calidad del trabajo de aquellos que manejan las maquinarias, por ejemplo, limitando las horas de manejo necesarias.

De esta manera, utilizar el GPS y emplear la robótica puede ayudar a los productores a prevenir fallos en la precisión del manejo, hacer un uso más controlado de recursos como el combustible o el agua y facilitar las prácticas agronómicas para hacerlas más eficientes y precisas.

Recolección de datos

Monsanto, como empresa dedicada a buscar soluciones integrales para los productores, es pionera en la innovación. Próximamente, estará llegando a nuestra región la tecnología FieldView Drive, un dispositivo que ayuda a los productores a transferir los datos del campo rápidamente a un servidor en la nube.

Según Mike Stern, presidente y director de operaciones de Climate Corporation, la plataforma digital Climate FieldView combina los datos históricos del campo de los productores con los del tiempo real del suelo, los cultivos y las condiciones climáticas. Toda esta información le permite manejar de manera más eficiente sus operaciones y tener un conocimiento más profundo sobre su campo. Ahora, gracias a un pequeño dispositivo que se coloca en la maquinaria, el productor puede acceder a datos como velocidad, tipo de terreno o recorrido de la máquina en tiempo real, lo que lo ayuda a tomar las mejores decisiones.

En Monsanto creemos que la tecnología de avanzada nos ayuda a obtener mejores resultados y ser más precisos con el uso de los recursos en nuestra labor cotidiana en el campo. Sabemos que la Agricultura de Precisión nos permite crecer y obtener la información que necesitamos para hacerle frente a los desafíos que se nos presentan día a día.

Fuentes:
Monsanto, “La siembra es cada vez más precisa”
Agroptima, “GPS Agrícola: beneficios para el agricultor”
Intainforma, “Siembra electrónica: para aumentar la velocidad de trabajo y la eficiencia”
Monsanto, “Climate Corporation transforma datos en información valiosa con la nueva plataforma digital agrícola integrada a Climate FieldView”

AmCham celebra sus 100 años

El lunes 21 de mayo en el marco de su 100 aniversario Amcham Argentina –la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina–   se realizó “Business Future of the Americas” dónde contó con la presencia de funcionarios de Gobierno argentino y altos ejecutivos globales y regionales.

El Bussines Future of the Americas Summit, reunió durante toda la jornada a líderes políticos, ejecutivos de empresas, y representantes de las 24 cámaras de comercio estadounidenses de América Latina y el Caribe, para debatir y reflexionar sobre el futuro en aspectos de negocios tales como ciencia, tecnología, innovación, educación, comercio e inversión, la relación de la Argentina con los Estados Unidos, entre otros.

El objetivo proponer visiones superadoras de cara a los principales desafíos que enfrenta el mundo y la Argentina hacia el futuro, a través del diálogo público-privado. Entre los destacados oradores estuvieron la presencia del Jefe de Gabinete, Marcos Peña, los ministros Dujovne, Cabrera e Ibarra, la gobernadora Vidal y el jefe de gobierno, Rodriguez Larreta, además de los n°1 de Dow y Jacobs, la empresa más grande del mundo de infraestructura y ejecutivos regionales de Cisco, Amazon Web Services, J P Morgan, Facebook, United, Exxon y más.

Monsanto tuvó la oportunidad de participar del panel ¿Cómo las empresas diseñan el futuro? Con foco en cómo las compañías preparan su cultura en sintonía con los cambios que se aproximanAllí, estuvo el Dr. Federico Vartorelli, Director de Investigación de SudAmérica de Monsanto, junto con João Adão, Director regional de Facebook, Camila Cruz, Durlacher, Directora Investigación & Desarrollo de 3M Brasil, y Beccar Varela, Gerente de Walmart Argentina y Chile.  Federico hizo referencia a la transformación que la compañía viene llevando a cabo hacia una agricultura moderna en el marco de una creciente demanda de alimentos y la necesidad de innovar para poder aumentar las tasas de producción en el contexto de Industria 4.0 y el rol relevante de las nuevas tecnologías aplicadas al agro. De esta manera, destacó que “la innovación es el alma mater de nuestra compañía”, agregando que, “Nosotros vemos la transformación digital hacia adentro con la capacidad de generar big data a partir de la capacidad de secuenciar ADN. Hacia afuera, la transformación tiene que ver con la relación con nuestro cliente, el productor agropecuario, y el uso de nuestros productos. La transformación digital nos está ayudando en cómo capturamos toda la información sobre la utilización del producto, del ambiente y en devolverle al productor una solución más integrada.”

¡Celebremos el Día de la Ciencia y de la Técnica!

La creación del Día de la Ciencia y de la Técnica surgió en el año 1982 a modo de homenaje para el médico y farmacéutico argentino Bernardo Houssay, quien fue el primer latinoamericano en recibir un Premio Nobel.

En Monsanto celebramos este día porque la ciencia es una disciplina esencial a la hora de mejorar la salud de los cultivos y la conservación de los recursos. En el marco de la Agricultura Moderna, la ciencia y la tecnología nos permiten encontrar soluciones innovadoras para mejorar las prácticas en el campo y alimentar al mundo.

A nivel mundial, se pierde cerca de un 50 % de los cultivos por diversas causas como plagas, enfermedades, factores climáticos o pérdidas posteriores a la cosecha. Estos problemas podrían ser solucionados mediante el uso eficiente de la ciencia y la tecnología.

En la actualidad, los científicos de la agricultura han descubierto una gran variedad de herramientas químicas, biológicas y digitales avanzadas para proteger y mejorar los cultivos. Cada herramienta tiene un propósito diferente, y al combinarlas -muchas veces- logramos potenciarlas y hacerlas más efectivas.

Algunas de las herramientas que desarrollamos en Monsanto, en conjunto con la ciencia, son:

Tratamiento de semillas microbianas: un hallazgo revolucionario fueron los productos biológicos. Los microbios, organismos microscópicos que se producen naturalmente en el suelo, contribuyen en el manejo de los nutrientes y la protección de cultivos.

-Análisis de datos: las herramientas digitales siempre resultan innovadoras. En el campo, su uso le permite al productor reunir información sobre el rendimiento de sus cultivos, la humedad o la fertilidad del suelo para evaluar si hay algún aspecto que mejorar.

-Breeding de cultivos: la ciencia nos ha permitido mejorar genéticamente los cultivos en el laboratorio para lograr aumentar las cosechas en cantidad y calidad. Para realizar el mejoramiento, los especialistas utilizan métodos científicos que brindan precisión y eficiencia.

Cada nueva herramienta supone una evolución. Sabemos que cuando innovamos, estamos mejorando nuestras prácticas, garantizando la producción de alimentos para el mundo y cuidando los recursos limitados. En este Día de la Ciencia y de la Técnica celebramos que esta disciplina esté presente en nuestros procesos agronómicos para brindarnos exactitud en cada desarrollo.

 

Fuentes:
Ministerio de Desarrollo Social, Día de la Ciencia y la Técnica
INTA, 10 de abril: Día de la Ciencia y la Técnica

La protección de cultivos alrededor del mundo

Para muchos productores de todo el mundo, la protección de cultivos es un desafío en constante evolución. Desde las enfermedades hasta los insectos y la vida silvestre local, todos los cultivos son vulnerables a las fuerzas externas. Como resultado, los métodos que utilizan los trabajadores del campo para proteger los cultivos se mejoran y optimizan constantemente. Un número creciente de estas innovaciones en tecnología de protección de cultivos están empezando a llegar a los pequeños productores de países en desarrollo.

Los productores, investigadores y otros líderes de la Agricultura Moderna están creando soluciones nuevas y técnicamente sofisticadas para ayudar a proteger los cultivos de manera responsable y efectiva. El software, la informática móvil y el análisis de datos ya no son tecnologías que sólo vemos aplicadas en los países más desarrollados: la protección de cultivos se está volviendo más técnica y moderna en todas partes del mundo. 

Los mensajes de texto de los elefantes

En muchas partes de África y Asia, los elefantes presentan un desafío interesante para los productores. Estos animales son venerados en todo el mundo por su gran tamaño; sin embargo, cualquier cultivo que se cruce en su camino está destinado a ser dañado. Esto pone a los productores de todas estas comunidades en una situación difícil.

Para ayudar a enfrentar este desafío, el Servicio Nacional de Vida Silvestre de Kenia creó un sistema de alerta por mensaje de texto que notifica a los pequeños productores de la presencia de elefantes cercanos. Después de colocar collares de rastreo en animales seleccionados, este sistema notifica a los guardaparques cuando los elefantes se aventuran cerca de un asentamiento humano o cualquier plantación de cultivos. Esto proporciona a los guardabosques el tiempo suficiente para dirigir a los elefantes con cuidado, a menudo haciendo brillar unos proyectores en su dirección. Como son animales inteligentes, con el tiempo los elefantes aprenden dónde se han trazado los límites y cambian sus hábitos de itinerancia.

Lo que hace que este programa sea notable es la forma en que continúa creando más armonía entre la agricultura y la vida silvestre local. Aunque solo ciertas regiones albergan elefantes, cada agricultor debe trabajar para equilibrar las necesidades de la cosecha y el ecosistema local.

Doctores de plantas digitales

Cuando se trata de protección de cultivos, es de vital importancia tener la información correcta en el momento justo. Este es el caso de todos los trabajadores del campo, pero para los pequeños productores de los países en desarrollo, esto puede ser particularmente desafiante.

En un esfuerzo por compartir de manera rápida el conocimiento y las mejores prácticas, los productores del mundo (grandes y pequeños) están utilizando aplicaciones móviles para respaldar la protección de sus cultivos. Una organización llamada Plantwise ha construido una poderosa plataforma para ayudar a facilitar este intercambio de información entre trabajadores del campo y agrónomos. Con solo un teléfono inteligente o tableta, los productores en África, Asia y América del Sur pueden registrar datos sobre plagas y enfermedades, recibir consejos agronómicos regionales y conversar con expertos acerca de distintos temas clave sobre la salud de sus cultivos.

Los datos precisos en el momento justo hacen que la protección de cultivos sea efectiva y eficiente.

Diagnosticar gracias a la Inteligencia Artificial (AI)

Todos los días, más de 500 millones de africanos buscan la yuca (un tubérculo) para alimentarse. Pero este cultivo valioso y esencial es vulnerable a los virus y las enfermedades. Debido a estos patógenos, los pequeños productores en la región subsahariana a menudo esperan perder aproximadamente el 50% de su cosecha.

Para abordar este desafío, el Instituto Internacional de Agricultura Tropical colaboró en la construcción de una aplicación móvil inteligente que detecta los primeros signos de la enfermedad de la yuca. Usando solo una imagen de un teléfono, el software de AI puede identificar enfermedades, daños de las plagas o una planta no saludable. Cuanto más rápido puedan los productores diagnosticar alguna de estas afecciones, más rápido podrán actuar para preservar la cosecha y alimentar a sus comunidades.

Cuando se trata de protección de cultivos, una buena información es clave para construir mejores herramientas.

Soluciones más inteligentes para pequeños productores

Con el mismo espíritu que estas iniciativas, The Climate Corporation está ayudando a conectar a los pequeños productores de la India rural con la tecnología de cultivo digital para apoyar la protección de cultivos.

Farmrise ™ Mobile Farm Care es una aplicación móvil que ofrece asesoramiento agronómico diario a los productores. Esta red de trabajadores del campo indios recibe información específica que puede colaborar con prácticas de protección de cultivos más informadas y mejores. Dado que aproximadamente el 70% de los pequeños productores tienen acceso a teléfonos celulares, este programa piloto puede ser un modelo relevante para otras regiones del mundo de regiones como África o América del Sur.

Celebrando la innovación en todas las formas

Los pequeños y grandes productores de todo el mundo pueden beneficiarse enormemente con una información más confiable y precisa sobre los desafíos actuales. El intercambio de mejores prácticas, consejos agronómicos y tecnología es clave para ayudar a los trabajadores del campo a mejorar sus métodos de protección de cultivos.

A través de diversas iniciativas con organizaciones sin fines de lucro y gobiernos locales, Monsanto brindó capacitación a más de 2,5 millones de pequeños productores en todo el mundo durante el 2017. Como empresa dedicada al avance de la tecnología de protección de cultivos, sabemos que los desafíos a los que se enfrentan los productores son considerables y las necesidades de cada región continúan evolucionando. Si seguimos trabajando juntos, en toda la industria y en todo el mundo, la Agricultura Moderna puede seguir protegiendo la cosecha y conservando los recursos naturales.

FUENTE: https://monsanto.com/innovations/modern-agriculture/articles/digital-farming-technology-around-world/

Prescripciones DEKALB: conocer en detalle cada suelo

El suelo está compuesto por minerales, materia orgánica, pequeños organismos vegetales y animales, aire y agua. En él, se multiplican muchas formas de vida: una hectárea de tierra fértil puede contener más de 300 millones de diminutos invertebrados como insectos, arañas, lombrices y otros animales. La tierra que cabe en una cuchara puede contener un millón de bacterias, además de cientos de miles de levaduras y pequeños hongos. Conocer el detalle de cada tipo de suelo resulta fundamental a la hora de cultivar.

La Agricultura Moderna nos brinda herramientas que nos permite maximizar y optimizar cada lote, minimizar los riesgos de producción, usar los recursos de manera más eficiente y cultivar de forma segura y sustentable. Prescripciones DEKALB es un servicio brindado por DEKALB, marca líder de maíz, para mejorar el rendimiento y usar los recursos de forma más eficiente.

Esta solución combina datos del suelo, del relieve, información climática regional, el conocimiento de las mejores prácticas agronómicas para cada híbrido y algoritmos matemáticos para permitirle al productor contar con alta precisión al momento de sembrar para cada 10 m x 10 m de su lote. El sistema interpreta estos datos para obtener información precisa sobre el rendimiento de cada sector del campo. Finalmente se generan escenarios posibles de rendimiento junto con recomendaciones de híbridos, manejo y prácticas agronómicas aptas para esas condiciones – y de esta manera el productor puede contar con toda la información necesaria para tomar mejores decisiones a la hora de la siembra del maíz.

Esta innovación tecnológica requirió una inversión de 115 millones de pesos durante los últimos 5 años y ha logrado aumentar la productividad en un 6 a 10 %, hacer un uso eficiente de los recursos y reducir en un 40 % los riesgos del cultivo. Actualmente en nuestro Centro de Entrenamiento de Pergamino contamos con parcelas sembradas con Prescripciones DEKALB de manera que todos los productores o especialistas puedan observar en tiempo real los resultados.

Monsanto busca innovar y brindar las mejores soluciones para que los productores puedan optimizar sus campos. En este sentido, conocer en detalle el suelo resulta fundamental al momento de elegir qué prácticas agronómicas emplear para mantener su salud, qué cantidad de productos fertilizantes utilizar para que las plantas crezcan fuertes o cuáles son las mejores semillas para garantizar una campaña exitosa.

Prescripciones DEKALB es otra herramienta que ayuda a los trabajadores del campo a producir nuestros alimentos cuidando los recursos.

 

FUENTES
FAO,  Ecología y enseñanza rural: nociones ambientales básicas
Portal de suelos de la FAO

Conocé las innovaciones 2018 para producir más usando menos

Año tras año buscamos innovar y descubrir nuevas soluciones para los productores, un objetivo que nos exige constantes avances en Investigación y Desarrollo (I+D). Hoy contamos con una nueva actualización en el portfolio de tecnologías en las que Monsanto pone el foco para encontrar nuevos modos de combatir las amenazas, optimizar las oportunidades y conservar los recursos naturales.

“Las capacidades de los productores para satisfacer las necesidades mundiales de alimentos son cada vez más limitadas y complicadas debido a la disponibilidad de tierra y agua que va decreciendo junto a los efectos del cambio climático. Por este motivo, necesitamos cultivar más, pero tenemos que hacerlo usando menos agua y energía”, explicó el Dr. Robb Fraley, Vicepresidente Ejecutivo y Director de Tecnología de Monsanto.

Proteger mejor a nuestros cultivos

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), hasta un 40% de las cosechas potenciales del mundo se pierden debido al daño provocado por insectos, malezas y enfermedades. Durante los últimos años, la caja de herramientas de protección de cultivos se hizo más grande y eficaz permitiendo a los productores producir más con menor impacto en el medioambiente.

Los principales proyectos de I+D de Monsanto diseñados para ayudar a los productores a combatir las amenazas incluyen:

*La tecnología Lygus y Thrips que está diseñada para proteger a los cultivos de algodón del daño causado  por chinches ligus, trips y pulgas de algodón. Esta tecnología tiene el potencial de ser la primera en controlar las tres plagas del algodón, mientras reduce potencialmente la cantidad de insecticidas que los productores deben aplicar.

*La tecnología Trecepta™, que se lanzará durante este año, está creada para ayudar a los productores a proteger sus plantas de maíz de los ataques de insectos plaga, incluyendo el gusano  cogollero, isoca de la espiga, barrenadores del maíz y gusanos cortadores.

*La tecnología NemaStrike™, está diseñada para proteger los cultivos de maíz, soja y algodón de pequeños gusanos parásitos llamados nematodos que atacan las raíces de las plantas y afectan negativamente a las cosechas. También, dirigido a controlar estos parásitos, The BioAg Alliance está desarrollando el producto Soy BioNematicide que utiliza microbios del suelo para combatir los nematodos.

*La tecnología de diagnóstico e identificación de enfermedades de Climate Corporation, que utiliza inteligencia artificial para identificar y diagnosticar enfermedades en maíz, soja y trigo en tiempo real, lo que permite ayudar a los productores a moverse rápidamente para proteger sus cultivos durante la temporada de crecimiento.

Aprovechar al máximo cada porción de suelo

“En Monsanto nos esforzamos por crear soluciones que les permitan a los productores ser altamente productivos y eficientes de una manera sustentable para la tierra y la sociedad”, explicó Matt Helms, Líder Global de Tecnología de Productividad Agrícola de Monsanto. “Nuestro portfolio de I+D tiene una amplia gama de tecnologías: desde las nuevas combinaciones de herbicidas de próxima generación hasta los microbios del suelo en la semilla”.

Además de combatir las amenazas a sus cultivos, los productores buscan aprovechar al máximo la tierra que cultivan. Cada porción de suelo representa un potencial y cada investigación de Monsanto busca colaborar con el mejor aprovechamiento de cada recurso. Los proyectos de I+D que implementan este enfoque incluyen:

*Maíz BioYield 2, producido por The BioAg Alliance, que utiliza microbios del suelo como recubrimiento de semillas para aumentar la capacidad de la planta de absorber nutrientes.

*El Sistema de Alta Densidad de Maíz de Monsanto, avanza para su lanzamiento en 2018.  Este utiliza la reproducción convencional para ayudar a que las semillas del cultivo prosperen cuando se colocan más cerca unas de otras en el campo. Los productores pueden utilizar este sistema para maximizar la población de plantas del campo para aprovechar al máximo la luz solar, el agua y los nutrientes del suelo.

*El programa de mejoramiento vegetal de Monsanto, que proporciona un promedio de más de 125 variedades nuevas en 20 cultivos cada año, brinda mejoras en el rendimiento agronómico, el sabor, el tamaño, el color o la forma. Estas actualizaciones anuales de reproducción ayudan a los productores a ser más exitosos con sus clientes en la cadena de valor de los productos agrícolas.

*Las herramientas avanzadas para la siembra de semilla de Climate Corporation permiten a los productores combinar un conjunto de datos sobre la parcela a sembrar, las condiciones meteorológicas, el tipo de suelo y las investigaciones de campo, para brindar prácticas de siembra adaptadas a la genética específica y sus objetivos de rendimiento.

Cuidar cada recurso mientras maximizamos las cosechas

La Dra. Shannon Hauf, Líder Global de Algodón, Trigo y cultivos especiales de Monsanto, explica que “las continuas innovaciones en la Agricultura Moderna promoverán el uso de tratamientos microbiológicos de semillas para maximizar las poblaciones de plantas en los campos, mientras utilizamos la ciencia de los datos para colocar esas semillas en la ubicación más óptima para el máximo potencial de crecimiento”.

Dentro de sus tareas, los productores tienen un objetivo fundamental: conservar el suelo, el agua y la energía dentro de sus campos. En el marco del clima cambiante actual, los trabajadores del campo buscan enfoques innovadores para cuidar los recursos mientras los emplean de forma más precisa. La Agricultura Moderna está trabajando para proporcionarles las mejores herramientas para lograrlo. Los proyectos clave de I+D en este sentido incluyen:

*La tecnología de manejo del nitrógeno de Climate Corporation utiliza una combinación de datos para ayudar a los productores a decidir cuándo y cuánto nitrógeno aplicar para que sus cultivos prosperen mientras evitan un uso excesivo del mismo. Además, la plataforma de gestión de riego HydroBio de Climate Corporation realiza investigaciones avanzadas y análisis de datos sobre esta práctica para que los productores puedan usar el agua de manera más eficiente.

*Se espera que los avances en sistemas tolerantes a herbicidas, como Algodón Tolerante a Herbicidas de Cuarta Generación, permitan la labranza cero o la conservacionista que preservan la capa superior del suelo, limitan sus desechos y colaboran con el almacenamiento de carbono en el suelo, manteniéndolo alejado de la atmósfera.

*Además de la tecnología Trecepta™, las innovaciones en los sistemas resistentes a insectos, como la Protección de Insectos Sobre Maíz de Cuarta Generación, pueden ayudar a reducir el número de aplicaciones de productos para la protección de cultivos ahorrando combustible y reduciendo las emisiones de carbono.

“La innovación impulsada por los datos vas más allá de producir mayores rendimientos. También se trata de ayudar a los productores a administrar los insumos para que puedan sacar el máximo provecho de cada hectárea de una manera más sustentable”, explicó el Dr. Sam Eathington, Director Científico de Climate Corporation.

La nueva Agricultura Moderna

Está claro que la agricultura está siendo transformada por la ciencia de los datos: desde el empleo de algoritmos hasta los procesos automáticos y la inteligencia artificial. En vista del cambio climático, los avances en estas áreas están ayudando a los productores a cultivar los alimentos que necesitamos mientras utilizan los recursos naturales de manera más eficiente. Los científicos de las diversas áreas de trabajo de Monsanto son pioneros en el uso de innovaciones tecnológicas porque son ellas las que les permiten descubrir soluciones que ayuden a los productores a tomar las mejores decisiones.

Más información en  www.monsanto.com/pipeline

 

La innovación en manos de la Investigación y Desarrollo

El grado de innovación de un sistema productivo influye directamente en la competitividad de un país. En Argentina, los estudios realizados desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación indican que sólo 571 empresas realizan actividades de I+D. Además de ser pocas las empresas que lo hacen, al profundizar en el tema, se comprueba que el 80% de la inversión privada es acaparada por un pequeño grupo de aproximadamente 60 empresas. Las que invierten en esta área están directamente relacionadas a los agronegocios – con las productoras de semillas a la cabeza – seguidas de laboratorios y desarrollo de software.

En Monsanto, como compañía dedicada a brindarle soluciones a los productores, invertimos e innovamos constantemente para lograr que cada hectárea rinda más, que cada recurso sea usado de forma precisa y que cada práctica agronómica cuide el medioambiente.

I + D en tiempos de revolución tecnológica

Hoy en día nos encontramos atravesando una revolución en materia de tecnología digital. La dinámica social y empresarial es vertiginosa y nos enfrenta con muchos y novedosos desafíos. Es en este contexto que las empresas deben lograr un equilibrio entre la exploración de nuevas fórmulas y modos de hacer, y la explotación de los recursos con los que cuenta. Esta combinación también es un factor que garantiza la evolución de la compañía en el largo plazo: quien solo explora, no logra resultados ni su autosubsistencia; quien solo se apoya en sacar provecho de lo que ya tiene, se expone al riesgo de perder terreno durante el cambio tecnológico.

Poder aprovechar cada activo de la empresa y, al mismo tiempo, invertir para recrear sus fuentes productivas es una de las claves que debe resolver cualquier modelo de negocio para asegurar la sustentabilidad del proyecto. Pero además, para crear un ámbito propicio para la inversión en I + D es necesario que el sector público genere una serie de instrumentos: desde espacios de trabajo en conjunto hasta políticas públicas que favorezcan el desarrollo de estas prácticas.

Entendemos a la innovación como la mejor manera de crecer y sabemos que para impulsar I + D es necesario el trabajo en conjunto de los distintos actores de la sociedad: las empresas, las instituciones estatales y las diversas organizaciones que apoyan estas iniciativas desde aspectos económicos o financieros.

En Monsanto buscamos a diario nuevas maneras de mejorar el trabajo en el campo, controlar la salud de los cultivos y descubrir herramientas que ayuden a los productores a protegerse de las adversidades a las que se enfrentan. Seguimos trabajando firmes en I + D para lograr las mejores soluciones.

La Agricultura y la Informática: una dupla colaborativa que crece

Mike Weaver, Director de IT de Monsanto, nos explica cómo la Informática junto a la Ciencia de los Datos y la Internet de las Cosas están ayudando a los trabajadores del campo a producir alimentos para el mundo.

Por Mike Weaver
Director de IT de Desarrollo de Productos de Monsanto
@weavermike

Si yo digo “Agricultura”, seguro que lo primero que viene a la mente no es la “Informática”. Después de todo, la producción de alimentos y el software no han sido tradicionalmente un dúo que la mayoría de los consumidores relacionan. Sin embargo, unir la Informática con la Agricultura es parte del trabajo innovador y apasionante que nosotros, como equipo, hacemos todos los días.

Durante los últimos años, el impacto de la Informática dentro de la industria agrícola ha crecido y no hay señales de que esto vaya a cesar. Dirijo equipos de desarrollo de software que aportan eficiencia, automatización y análisis a cada una de las soluciones que tenemos como objetivo desarrollar: desde la Investigación y Desarrollo (I + D) y nuestros procesos de producción, hasta cómo nos involucramos y conectamos mejor con nuestros clientes. Los resultados finales son mejores productos y más opciones integrales para los productores.

Por ejemplo, cuando los científicos de investigación siembran pruebas para ver qué desempeño tiene cada semilla en el campo, nuestra tecnología hace recomendaciones sobre dónde conviene sembrar para obtener los mejores resultados. En toda la campaña, las aplicaciones móviles y los dispositivos inteligentes que hemos desarrollado recogen datos sobre lo que se está sembrando, dónde se está plantando y cómo se está gestionando.

Luego, durante la cosecha, nuestras herramientas tecnológicas y de análisis generan datos directamente desde la máquina cosechadora. La Agricultura Moderna, y todos estos desarrollos, son esenciales para hacer frente a los desafíos de producir alimentos suficientes con menos recursos en miras a alimentar a una población en crecimiento.

Todos los años, vemos un aumento en la cantidad de datos que se pueden obtener y utilizar para tomar estas decisiones. Hoy, esto incluye imágenes satelitales, datos del suelo y del tiempo, y esto es lo que más me entusiasma. El software y la Ciencia de los Datos ya no son herramientas de apoyo: están en el núcleo de cada decisión que tomamos.

En los próximos años, nuestra capacidad de aprovechar la tecnología para ayudar a los productores, irá en aumento. Las innovaciones digitales no solo nos ayudan a ofrecer mejores productos para nuestros clientes, sino que nuestras herramientas digitales en sí mismas generan una plantilla para que los propios productores también accedan a la Ciencia de los Datos y la Internet de las Cosas para optimizar sus campos. El trabajo que estamos haciendo es realmente innovador y las herramientas y la tecnología que estamos utilizando son de última generación. Espero, con mucho interés, los avances que vamos a seguir haciendo. ¡No todos los expertos en Informática pueden decir que están ayudando a alimentar al mundo!

 

NOTA ORIGINAL
https://monsanto.com/innovations/data-science/articles/computer-science-agriculture

Innovación y agricultura

Hacia una agricultura innovadora

La tecnología, el análisis de los datos y la modernización nos permiten construir una agricultura sustentable para producir mayor cantidad de alimentos en armonía con el medioambiente.

En esta nota te contamos por qué la innovación nos motiva y nos hace crecer.

Las palabras “tecnología de avanzada, “innovación” o “modernización” suelen relacionarse con las tecnologías de informática (TICs). Sin embargo, son muchos los sectores que realizan actividades de Investigación y Desarrollo (I+D) con el objetivo de buscar mejores soluciones de producción. La innovación es un elemento clave para impulsar los avances, mejoras y el crecimiento sustentable para el beneficio social y económico de nuestra sociedad.

En este contexto, la agricultura también debe evolucionar y modernizarse, al igual que lo hacen todas las demás industrias. Gracias a la tecnología y la innovación, la Agricultura Moderna permite aumentar la productividad de los campos cuidando los recursos de nuestro planeta.

En Argentina la inversión en I+D representa el 1,9 % del PBI. Y la industria que lidera esta inversión es el sector semillero, que destina 9% de su facturación a I+D. La investigación necesita de mucho esfuerzo y trabajo. Para que puedan imaginarse, un cultivo biotecnológico lleva alrededor de 10 a 13 años en investigación, desarrollo, análisis y pruebas de seguridad antes de salir al mercado, y una inversión de más de 100 millones de dólares.

Durante todo ese tiempo, el producto requiere de una etapa de identificación de genes, otra de prueba, una de desarrollo temprano donde se prueba a pequeña escala, otra de desarrollo avanzado en el que el cultivo se testea en el campo y la etapa final de pre-lanzamiento en la que los diversos organismos aprueban la seguridad de la semilla. Por ejemplo, la tecnología de la soja INTACTA RR2 PRO necesitó de 13 años de investigación y más de u$d130 millones de inversión. Como resultado, se obtuvo un aumento en el rendimiento del 7% más kilos por hectárea, la reducción del uso de 120 litros de agua y 1,5 aplicaciones menos de producto para la protección de cultivo por hectárea. Además, se redujo el uso de combustible: 750 mil litros por cada millón de hectárea, lo que equivale a 5.400 autos que recorran 20.000 km cada uno.

Tecnología, datos y Agricultura Moderna

La Agricultura Moderna constituye una solución en diversos aspectos. Con el uso de la tecnología, se pueden proponer nuevas soluciones a problemas cada vez más desafiantes, como por ejemplo el cambio climático. Con el análisis avanzado de los datos, los productores cuentan con estadísticas más certeras sobre cómo mejorar sus producciones. La biotecnología mejora las semillas y las hace tolerantes a la sequía o al exceso de humedad. Las Buenas Prácticas Agrícolas, como la labranza cero, reducen la liberación de carbono a la atmósfera, lo que contribuye a reducir el impacto ambiental.

También el GPS y la geolocalización forman parte de estas innovaciones, porque permiten que la aplicación de productos para la protección de cultivos sea precisa y exacta. Con al análisis de los datos, los productores saben con certeza en qué zonas es conveniente aplicar los productos y en cuáles no, o qué cantidad de agua utilizar para el riego en cada sector de su campo.

En resumen, todas esta herramientas e innovaciones tecnológicas, que son resultado de la I + D y la inversión de las empresas y el Estado, colaboran con la Agricultura Moderna para poder alimentar a una población que crece, cuidando los recursos no renovables y la biodiversidad.

Cada año, en nuestro país, se realiza un evento llamado Argentina Visión 2020/40, al que asisten referentes políticos, empresariales y académicos relacionados con el sector agropecuario, para debatir sobre el futuro del campo en un mundo en constante crecimiento y así, lograr un trabajo en sinergia. Durante su última edición, Juan Farinati – Líder de Operaciones Comerciales LAS y Presidente de Monsanto Argentina –dio su visión sobre las perspectivas de desarrollo del sector agrícola en la Argentina: “Actualmente contamos con tecnologías que podrían incrementar el rendimiento de los cultivos en un 45%, pero necesitamos un plan con abordaje colectivo y una estrategia a futuro que incluya productividad, infraestructura, tecnología y sustentabilidad. Es bueno contar con recursos naturales, pero con eso no alcanza. Se precisan reglas, instituciones y un marco para que el país crezca. Hoy tenemos la oportunidad de demostrar lo que somos capaces de lograr… ”

Innovar para alimentar al mundo

En Monsanto buscamos acompañar el desarrollo del campo. La innovación es el motor de nuestra cultura. Nuestro objetivo es estar a la vanguardia en la creación de nuevas soluciones, productos y sistemas que ayuden a los productores a cultivar más alimentos con el menor impacto posible en el medio ambiente.

Estamos convencidos de que el crecimiento se basa, en gran medida, en el progreso técnico y en la acumulación de conocimientos. Los desarrollos innovadores y las nuevas tecnologías tendrán cada vez mayor impacto en las formas de producir, el comercio y la integración de nuestro país al mundo.

La innovación nos motiva, nos provoca y nos moviliza a construir una agricultura sustentable y eficiente.

Fuentes

FAO
http://www.fao.org/docrep/x4400s/x4400s10.htm
http://www.fao.org/agronoticias/agro-noticias/detalle/es/c/892090/
http://www.fao.org/publications/sofa/2016/es/

Diario El Comercio
http://elcomercio.pe/tecnologia/ciencias/agricultura-ambiente-controlado-solucion-cambio-climatico-america-latina-423297