Suelos sanos para un mejor planeta

Por Descubrí Monsanto

NOTA SUELOS_01

 Los productores se han preocupado siempre por la salud del suelo y su preservación. Ellos entienden, mejor que nadie, su vital importancia y el rol que cumple en la producción de alimentos y en el cuidado del planeta.

En las últimas décadas, las prácticas asociadas al cuidado del suelo fueron cambiando y continúan transformándose…

La creciente adopción de prácticas de labranza reducida y siembra directa

En Argentina, durante la segunda mitad de la década del 70, los productores más visionarios comenzaron a experimentar con la siembra directa. Esta técnica deja los residuos del cultivo anterior sobre el suelo, permitiendo sembrar directamente el siguiente cultivo, sin necesidad de remover la tierra.  Esta práctica ayuda al suelo a mantener su estructura, reteniendo el agua y los nutrientes necesarios para los cultivos. En los últimos años, este método se fue perfeccionando con la ayuda de una nueva generación de semillas con tecnología de avanzada, herramientas para la protección de los cultivos y la innovación en técnicas de siembra.

De acuerdo a las estimaciones de Aapresid, en la actualidad más del 90% de la superficie agrícola sembrada de Argentina se encuentra bajo prácticas de siembra directa. Según el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la erosión del suelo se ha reducido en más de un 90% desde que se comenzó a utilizar esta técnica en nuestro país.

Por otra parte, el suelo es un gran almacén de carbono y, gracias a esto, cumple una función fundamental en la lucha contra el cambio climático. A medida que los cultivos crecen, estos toman dióxido de carbono del aire y lo convierten en energía para alimentarse. Cuando estos cultivos mueren, parte de los residuos remanentes –raíces, hojas y tallos– se descomponen y se convierten en carbono para el suelo. A través de las prácticas de labranza reducida y siembra directa, al quedar el carbono almacenado en el suelo, evita que se libere a la atmósfera.

La siembra directa es un excelente ejemplo de cómo los productores pueden adoptar prácticas sustentables para sus cultivos y, al mismo tiempo, cuidar los recursos naturales.

                                              linea 1

      Reducir la labranza ayuda a combatir el cambio climático

linea 1

A mayor carbono almacenado, menor es la cantidad que se libera en la atmósfera. Además, al prescindir del arado, esta técnica disminuye el uso de maquinarias, reduciendo el consumo de combustible y emitiendo, en consecuencia, menos gases del efecto invernadero.  Untitled-2

   Proteger el suelo todo el año: Cultivos de Cobertura

Otra práctica, también muy utilizada por sus beneficios sustentables, es la implementación de los cultivos de cobertura, que se siembran entre los cultivos principales para proveerle al suelo una especie de protección. Hoy en día, los productores están realizando pruebas y combinaciones con cultivos para aumentar la productividad, mejorar la salud del suelo y la calidad del agua, y reducir la erosión.

 linea 1

Los principales beneficios de los cultivos de cobertura respecto al cuidado del medioambiente son: la reducción de la erosión del suelo, el aumento de los nutrientes y la materia orgánica, y la disminución de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, en la atmósfera.

linea 1

A su vez, los diferentes tipos de cultivos de cobertura ofrecen distintos beneficios para los productores. Por ejemplo, para aquellos suelos con problemas de compactación –que pueden dificultar el crecimiento y el desarrollo de las raíces– los tubérculos como el rábano pueden mejorar su estructura aumentando la retención de la humedad.

LO NUEVO 2

Otros productores están usando leguminosas fijadoras de nitrógeno. Las bacterias naturales del suelo, llamadas rizobios, extraen nitrógeno de la atmósfera y lo ponen a disposición de las raíces de las leguminosas. Cuando la leguminosa se descompone en el suelo, el nitrógeno y otros nutrientes están disponibles para el cultivo de la siguiente campaña.

Untitled-3

Los cereales y otras gramíneas también funcionan como grandes coberturas, con raíces que se propagan por las profundidades del suelo, pudiendo almacenar más nitrógeno y nutrientes.

United 4

Soluciones para suelos sanos y un mejor planeta

La agricultura moderna está ayudando a los productores en su compromiso por mejorar la calidad del suelo.

Los productores utilizan el análisis de datos para nutrir sus suelos y mejorar la productividad, todo ello produciendo beneficios ambientales netos como la retención del carbono y la reducción de la erosión.

Con su dedicación al cuidado del suelo, los productores de hoy lideran una nueva forma, más eficiente y productiva, de cultivar sobre la base de suelos sanos.

 

 

 

 

 

 


Fuentes:

  • Monsanto
  • FAO
  • INTA
  • AAPRESID

Links:

http://discover.monsanto.com/posts/how-farmers-help-conserve-soil-health/

http://inta.gob.ar/sites/default/files/script-tmp-siembra_directa_2011.pdf

http://www.fao.org/ag/ca/training_materials/cd27-spanish/sc/soil_compaction.pdf

http://intainforma.inta.gov.ar/?p=32074

http://www.aapresid.org.ar/wp-content/uploads/2016/10/Estimaci%C3%B3n-de-superficien-en-SD-1.pdf

Artículos relacionados