¿Cuántos gigas tiene tu cultivo?

Por Rodrigo Santos, presidente de Monsanto para Sudamérica

La pregunta parece extraña, pero no está muy lejos de lo que ya es una realidad para diversos agricultores en países como los EE.UU. y ahora, en países de nuestra región, como Brasil. De la misma forma en que Internet ha transformado las enciclopedias en artículos de museo y los servicios de streaming hicieron evolucionar la forma de consumir películas y series, la agricultura digital llegó para cambiar la forma de producir alimentos y, como consecuencia, de planificar y utilizar nuestros recursos.

Climate Corp, una empresa de Monsanto Company, ha sido el gran motor de este cambio,  incorporando el big data a la agricultura. Big data no es otra cosa que la ciencia que permite la gestión y la organización de una gran cantidad de datos.

En el caso de la agricultura, una simple parcela genera cerca de 20GB de datos e informaciones por año. Y estos datos hablan sobre el clima, el suelo, el área plantada, las condiciones de las plantas, el cultivo utilizado y mucho más. Si nos detenemos a pensar, son cosas que todo agricultor ya observaba y, probablemente, utilizaba a su favor para producir mejor en el espacio disponible. Pero ¿qué ocurre cuando conseguimos reunir todos esos datos, organizados según un mismo patrón y de agricultores de diversos cultivos, áreas, ecosistemas, regiones? Aquí aparece la magia del big data. Producir alimentos y recursos pasa a ser un proceso colectivo, digital e inteligente, como ya ocurre con la producción de noticias o de servicios compartidos como Uber o Airbnb, por ejemplo. Eso es la agricultura digital. Una especie de Waze para el productor.

El campo se está aproximando al big data de tal forma que los agricultores están ampliando el uso de sensores en sus cultivos.

Se estima que la agricultura tendrá más de 100 mil millones de sensores conectados a internet hacia el 2020.

Ellos son los responsables de enviar información a la nube en tiempo real, la que a su vez  se organiza y genera los datos tan deseados y necesarios para la toma de decisión del agricultor.

A medida que esa gran masa de datos comienza a ser organizada, se transforma en información. Y lo mejor: información automatizada. Lo que significa que el productor pasa a tener  mayores certezas  para decidir  qué sembrar, cómo hacerlo, dónde y en qué época. Más aún: sabe que productos para la protección de cultivos  y fertilizantes aplicar, las cantidades recomendadas para su tipo de clima y suelo y para las plagas más comunes en su región. Interconectado con una plataforma especial, este programa puede incluso orientar la máquinaria agrícola para que los procesos ocurran de forma automatizada y con una precisión matemática. ¿El resultado? Producimos más, de forma más eficiente, ahorrando insumos y conservando nuestro planeta.

Actualmente, esta es la gran revolución en curso en la agricultura mundial. Es por eso que, más que nunca, producir alimentos tiene que ver con planificación, eficiencia e información. Y, a medida que la revolución digital, que tanto cambia nuestras vidas, llega a la agricultura la pregunta del título deja de parecer tan extraña. ¿Y entonces? ¿Cuántos gigas tiene tu cultivo?

13588701_10210149952405764_419639851_o

Artículos relacionados