¿Qué es la siembra?

Por Monsanto Argentina

La siembra es la actividad por la cual el productor coloca semillas en determinado terreno ya preparado para ese fin e involucra distintos pasos que todo productor debe tener en cuenta. ¡Acá te contamos cuáles son!

Antes de comenzar, los productores deben elegir el cultivo según la época del año.  Por ejemplo, el maíz comienza a sembrarse en septiembre pero puede extenderse (como siembra tardía) hasta diciembre o enero. En cambio, el trigo es el cereal de invierno más importante que se produce en la Argentina y se siembra principalmente durante el mes de junio. La soja es sembrada justo en primavera, en general en noviembre es la fecha óptima para lograr mejores rendimientos a la cosecha.

Para decidir qué cultivar, es necesario considerar un conjunto de características como: el ciclo, la velocidad de secado de grano, el comportamiento sanitario, la resistencia de cada planta a los vientos o condiciones climáticas adversas, los rendimientos, el tipo de grano; entre otras. Cada uno de estos aspectos cobra importancia a la hora de planificar toda la campaña.

Luego de seleccionar las semillas es el momento de preparar el suelo para la siembra directa, que es el método más utilizado en nuestros campos. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) la preparación tiene como finalidad crear una estructura del suelo favorable para que la emergencia de las plántulas (el primer estadio de desarrollo de todas las plantas) sea rápido y uniforme y se logre un buen acceso a los nutrientes, al agua y al aire.

Al momento de colocar la semilla en la tierra, el productor debe atender a dos aspectos importantes: la distancia que hay entre ellas y a qué profundidad colocarlas. Por un lado, la distancia determina la competencia entre las plantas por los recursos y esto influye en el tamaño que tendrán. Por el otro lado, la profundidad está directamente relacionada al tamaño y capacidad de la semilla de emerger: aquellas pequeñas se pondrán más cerca de la superficie mientras que las de mayor tamaño irán más profundo. Esto va a determinar aspectos importantes como que el crecimiento de las plantas sea homogéneo o que estén todas a la misma altura. Sin la uniformidad en el lote, la rentabilidad de la producción puede disminuir.

También, en esta etapa, el productor debe tomar los recaudos necesarios para controlar malezas, plagas y enfermedades y, además, preparar la estructura del suelo para que pueda suministrar y drenar el agua de riego en forma eficiente. Esto es súper importante para cuidar recursos limitados como el suelo y el agua.

¿Y qué cuidados deben tener los productores a la hora de sembrar?

Una vez que seleccionan las semillas y preparan correctamente el suelo, los trabajadores del campo deben prestar especial atención a varios factores que van a influenciar el desarrollo de sus cultivos. ¡Vamos uno a uno!

El clima

El cambio climático tiene un impacto importante en la agricultura porque la producción puede verse afectada por las sequías, el calor o las lluvias y el riesgo es permanente. Hoy el productor se encuentra ante un importante desafío y gracias a herramientas como el análisis de los datos puede tomar mejores decisiones en cada campaña.

El agua

Es importante realizar el riego responsablemente. Gracias a los sistemas modernos como el uso de imágenes satelitales o riego por goteo junto con el análisis de datos, podemos usar menos agua y de forma eficiente para no alterar el ciclo hidrológico y así conservar nuestro ecosistema. Cada vez se necesitan más tecnologías y prácticas que ayuden a optimizar el uso de los recursos. Hoy es fundamental cuidar cada gota.

Nutrientes

Un buen suelo, esencial para una buena cosecha, necesita estar correctamente nutrido. La FAO indica que el suelo debe tener todos los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas junto a una estructura que las mantenga firmes y derechas. La mayor parte de los nutrientes se reciclan por las raíces de la planta y vuelven al suelo a través de las hojas que caen. Gusanos, insectos y pequeños organismos alimentan también al suelo y lo modifican para alimentar a los cultivos en crecimiento.

Sembrando futuro

Es importante que los productores tengan en cuenta todos estos factores para que sus producciones sean exitosas y logren alimentar a la población que crece. Nosotros, acompañando a los trabajadores del campo, buscamos proponer nuevas y mejores soluciones para que la producción de alimentos sea cada vez más armónica con la naturaleza. ¡Sembremos futuro junto a los productores!

FUENTES:
FAO, Departamento de Agricultura, Factores de manejo
FAO, Departamento de Agricultura, Factores que condicionan la producción
FAO, TECA, Manejo de plagas y enfermedades en la agricultura
FAO, Departamento de Agricultura, Mejoramiento del Suelo
AAPRESID, Siembra directa revalorando conceptos básicos

Artículos relacionados