Producción Tradicional y Orgánica en 1 minuto

Por Monsanto Argentina

Todos los vegetales que comemos, tanto los que se producen en forma tradicional como orgánica, se cultivan en la misma tierra, tienen el mismo color y nos aportan los mismos nutrientes. La diferencia está en cómo se siembran, se desarrollan y protegen frente a las amenazas de plagas y malezas.

En el momento de la siembra, los productores orgánicos optan por semillas producidas de manera orgánica y mejoradas de forma tradicional, mientras que el resto de los productores utilizan una gran variedad de semillas, algunas de ellas mejoradas genéticamente para resistir a plagas o sequías.

Otra de las diferencias es que los productores orgánicos utilizan fertilizantes naturales como abono orgánico o excremento animal que contienen nitrógeno, algo que las plantas adoran. Los productores tradicionales utilizan estos mismos abonos, pero además, usan fertilizantes hechos por el hombre que contienen los mismos nutrientes.

En cuanto a la protección de los cultivos frente a plagas y malezas, la producción orgánica y tradicional comparten muchos métodos como la rotación de cultivos, la labranza y los cultivos de cobertura. Además, ambos pueden utilizar plaguicidas aprobados, aunque los productores orgánicos cuentan con menos opciones.

Más allá de las maneras que cada productor elija para cultivar, todos trabajan para afrontar la demanda de alimentos y abastecer al mundo. ¡Este es nuestro gran desafío!

Artículos relacionados