¿Por qué innovar desde la agricultura?

Por Monsanto Argentina

La innovación siempre trae grandes beneficios, en todos los ámbitos o industrias en los que se la tome como camino. En la agricultura, innovar nos permite mejorar los procesos, disminuir los riesgos y sortear los grandes desafíos que se presentan: el cambio climático, la seguridad alimentaria, la limitación de los recursos naturales y el aumento de la población.

Con el uso de tecnología, la inversión en Investigación y Desarrollo y la innovación como camino a seguir, en Monsanto buscamos constantemente herramientas que permitan producir más (para una población que crece) usando menos recursos.

¿Qué podemos hacer por el cambio climático?

Los fenómenos meteorológicos extremos afectan directamente a la agricultura, alteran los modos de producción y promueven la distribución de plagas, malezas y enfermedades que amenazan a los cultivos. Las previsiones sobre los efectos globales son poco alentadoras, por este motivo desde Monsanto buscamos colaborar con los productores para que enfrenten mejor este gran desafío.

Las temperaturas mundiales se elevaron durante los últimos años y el cambio climático aumenta la inestabilidad, pone en peligro los esfuerzos para terminar con la pobreza y causa impacto en las producciones. Entre todos debemos accionar para revertir esta situación.

Desde la agricultura podemos invertir en tecnología e innovación y emplear buenas prácticas agrícolas que garanticen un desarrollo con bajo nivel de emisión de Gases de Efecto Invernadero, responsables en gran medida del cambio climático. Además, contamos con herramientas de avanzada que permiten anticiparse a cambios bruscos de temperaturas y tomar los recaudos necesarios. E incluso, existen cultivos capases de sobrevivir a seguías o inundaciones.

Seguridad alimentaria, una clave

La falta de alimentos, el escaso poder adquisitivo, la distribución desproporcionada o el uso inadecuado de los alimentos en los hogares, pueden poner en riesgo a la seguridad alimentaria. La manera de evitarlo es responsabilidad de todos. Juntos debemos lograr mejorar la disponibilidad, el acceso, la utilización de los alimentos y la estabilidad de todo el sistema alimenticio.

En el campo, gracias a la innovación y la tecnología, podemos aportar nuestro granito de arena para cumplir algunos de estos objetivos. Con los avances en Investigación y Desarrollo, hoy podemos sembrar cultivos más resistentes a las adversidades, con mejor calidad y mayores nutrientes.

También es importante el papel del campo en la economía ya que según la FAO, la agricultura representa, en promedio, alrededor del 30% del PIB de los países agrícolas y el 50% del empleo en el mundo en desarrollo. Se estima que tres de cada cuatro personas pobres viven en zonas rurales y la mayoría depende de la agricultura para su subsistencia diaria. En este contexto, la innovación permite hacer más eficiente cada proceso que se realiza en el campo para mejorar la calidad del trabajo y de vida de los productores.

Alimentar a las poblaciones futuras

Según las proyecciones de la FAO, para el año 2050 la población mundial habrá llegado a más de 9 mil millones de habitantes. Para poder alimentar a todos, la Agricultura Moderna nos brinda herramientas que nos ayudan a producir más utilizando menos recursos. Además, la innovación y las nuevas tecnologías nos permiten disminuir las pérdidas por plagas, malezas, enfermedades o cambio climático, que en la actualidad afectan de forma directa a la disponibilidad de las producciones.

Para combatir estos desafíos, aplicamos tecnología e innovación a nuestro trabajo cotidiano en el campo. La gama de opciones tecnológicas que tenemos abarcan desde herramientas para reducir pérdidas posteriores a la cosecha, ahorrar mano de obra y mejorar la gestión de los recursos naturales y el riego, hasta aumentar la fertilidad del suelo y mejorar el manejo integrado de plagas.

Por sobre todas las cosas, lo más importante es trabajar en equipo para lograr mejorar las producciones, disminuir los riesgos y alimentar a la población que crece. En Monsanto seguimos innovando y buscando nuevas soluciones modernas para producir más usando menos.

Fuentes:
FAO, “La innovación en la agricultura y las biotecnologías agrícolas como herramientas de las políticas de seguridad alimentaria: el caso de las biotecnologías agrícolas
AgroVoz, “Las Buenas Prácticas, un camino para reducir el calentamiento global
Banco Mundial, “Cambio climático”

Artículos relacionados