Parecidos pero no tanto: los morrones y sus colores

Por Monsanto Argentina

El morrón, también conocido como pimiento o ají, tiene variedad de colores. ¿Cuáles son las diferencias entre ellos? Acá te las contamos, no te las pierdas.

Versus_Morrones (1)

Si vamos a la verdulería podemos ver, al menos, tres colores de morrones: el amarillo, el rojo y el verde – aunque los últimos dos son los más utilizados en la cocina-. ¿Y cuáles son sus diferencias? Bueno, la principal tiene que ver con la maduración.

Los verdes son los menos maduros y, por lo tanto, tienen un sabor más bien amargo. Los rojos, en cambio, son los que están a punto y tienen un leve gusto dulce. Los amarillos son otra variedad, menos nutritiva que los rojos, pero muy similar en su sabor.

Otro dato a tener en cuenta, más allá de su color, es que cuanto más pequeño es el morrón, más pica. Este tip tenelo en cuenta a la hora de cocinar para los más chicos o cuando los combines con distintas carnes.

Ahora bien, el más nutritivo es el rojo. Este aporta vitaminas C Y B6, súper importante para el sistema nervioso. Además, es un gran antioxidante por sus betacarotenos (que dentro del cuerpo se transforman en vitamina A) y vitamina E. ¿Algo más? Sí, estos morrones tienen una gran cantidad de licopeno que le da el color rojo y que son anticancerígenos porque combaten los radicales libres que dañan nuestro cuerpo.

¿Algunas ideas para comerlos? Además de saborizar tus comidas, y aportarle color, podés consumirlos por sí solos. Por ejemplo, los rellenos son muy comunes en los asaditos. Optá por los rojos, que son los más nutritivos y cortalos al medio. Quitale todas las semillas y colocále dentro pedacitos de queso, panceta, sal, pimienta, aceite de oliva y terminá con un huevo crudo. Colocalo sobre la parrilla (o al horno sobre una placa con un poco de aceite en la base) y dejalos unos 15/20 minutos, hasta que veas que el huevo está cocido. ¡Son exquisitos!

Otra forma de sumarlos es en los dips. Podes hacerlos de los tres colores. Usá un mixer para volverlos una pasta, agregándoles un poco de aceite y condimentando a gusto. De esta manera obtenés tres salsitas de colores para sumar a tus comidas.

Artículos relacionados