Los usos del té

Por Monsanto Argentina

¿Vos pensabas que el té era solo para tomar calentito en invierno? Acá te damos ideas y recetas para tomarlo frío y refrescarte en este caluroso verano.

glasses of ice tea with mint and lemon
glasses of ice tea with mint and lemon

 

El té es una infusión milenaria consumida en todas partes del mundo que proviene de una planta llamada Camellia Sinensis. Se trata de una bebida que tiene muchos beneficios nutricionales, pero también otros relacionados al bienestar y una mejor calidad de vida.

Si bien el más conocido es el negro, existen otras variedades como el té verde o el blanco – que se diferencian por el tratamiento de marchitación y oxidación de la planta- ; y otros con agregados de hierbas como la manzanilla, el boldo, o el tilo, conocidos porque colaboran con la digestión, nos permiten relajarnos o calmar los nervios.

Algunos de sus beneficios están relacionados con tener un peso más equilibrado, alivianar el estrés del día a día, o colaborar con la eliminación de las toxinas de nuestro organismo. Y lo mejor, es que se puede beber en cualquier momento del año, ya que su consumo frío o en tragos de coctelería es cada vez más popular.

Acá te contamos cómo prepararlo para consumirlo como una bebida refrescante para el  verano, y algunas buenas ideas para saborizarlos con frutas de estación.

Un té tropical

Los usos del té 3

Prepará un litro de té clásico y, una vez listo, dejalo enfriar a temperatura ambiente. Cuando se haya enfriado, colocalo en un jarra y guardarlo en la heladera.

Mientras tanto, elegí frutas para saborizar, como kiwis, naranjas, frutillas o ananá. Acá llega el momento de decidir si querés licuarlas o cortarlas en pedacitos chiquitos, para que se note su textura. Para un litro de té, vas a necesitar dos tazas de frutas.

Para finalizar, agregá las frutas a la jarra en donde tenías el té frío y, si necesitás endulzar, optá por uno natural o miel. Mezclá y listo: ¡una bebida natural, rica y súper sana para sumar en tus meriendas!

Cubitos de té

Una manera de tener tu té sabolizado listo para consumir en cualquier momento, es hacer cubitos con el té que te enseñamos en el párrafo anterior. ¿Cómo? Es simple: cuando hayas terminado de hacer tu té con frutas, en vez de servirlo, usalo para llenar cubeteras y llevalas al freezer.

Cuando quieras consumirlo, simplemente preprará media taza de té – como lo hacés siempre-, dejalo enfriar unos minutos, y agregale los cubitos previamente preparados. Al derretirse, van a saborizar toda la infusión.

Si bien el sabor no será tan intenso, porque vas a estar sumando más cantidad de líquido, sin duda es una manera express de resolver una infusión espontánea y rápida.

Té con limón, un clásico

pouring ice tea into glass with slices of lemon
pouring ice tea into glass with slices of lemon

Este té es muy consumido en invierno porque la vitamina C ayuda a alivianar los síntomas de los resfríos. También, el limón es una gran antioxidante que ayuda a mantener el cuerpo sano. En verano, prepará tu té frío dentro de una jarra, colocale jugo de limón junto con unas rodajas y sumalo a tus tardes de pileta.

Desde el litoral: mate de té

En esta zona de nuestro país es muy común consumir mate de té. Es una manera fácil y sencilla, y bien argentina, de tomarlo.

Utilizá una taza y colocá dentro un saquito de té común. Por encima, agregá pedacitos de las frutas que quieras (más o menos hasta la mitad de la taza), y por el costado, sumá la bombilla clásica que se utiliza para tomar mate.

Al igual que con el mate, vas a necesitar un termo con el líquido para cebar. Prepará un jugo frutal – el de naranja queda súper– y dejalo enfriar. Una vez fresco, ponelo dentro del termo y empezá a cebar tus mates de té.

¿Cómo? Poné el líquido dentro de la taza, hasta arriba, y tomalo como si fuese un mate de verdad. En el fondo, siempre va a quedar el té con las frutas, así que siempre va a estar saborizado. Cada 10 o 15 vueltas, hacé un recambio de las frutas de manera que, tras cada cebada, se siga sintiendo su sabor.

Ideal para una tarde de calor y para renovar la clásica infusión. Animate a jugar con las frutas, ¡y dale un toque distinto a tu té!

 

 

 

Artículos relacionados