Los progresos tecnológicos de la agricultura

Por Monsanto Argentina

Primero fue la invención de la rueda, luego aparecieron las herramientas de metal forjado y más tarde el arado. Estos grandes hitos permitieron al hombre incorporar tecnología a la agricultura y poner de manifiesto su capacidad de innovar.

Mucho más tarde, en la década de 1960, tendría lugar la revolución verde – un claro ejemplo de innovación tecnológica al servicio de la producción de alimentos. Grandes científicos como el Dr. Norman Borlaug lideraron programas de investigación que permitieron desarrollar nuevos cultivos y variedades mejor adaptadas, incorporar el uso de abonos y fertilizantes y expandir la superficie arable, permitiendo generar más alimentos para una población que crecía de manera vertiginosa.

En ese mismo período, en Argentina, la tecnología aplicada al campo avanzaba rápidamente. Por un lado, se incorporó maquinaria agrícola a gran escala y creció el uso de fertilizantes. Por otro, la producción de trigo pegó un salto  a partir del cruzamiento del germoplasma local y mexicano, y del surgimiento de nuevas variedades desarrolladas por el INTA y los semilleros privados.

Unos años antes, en 1956, Monsanto comenzó a operar en Argentina con la inauguración de su primer Planta en Zárate dedicada a la producción de plásticos.

Web

  1. Lanzamiento del herbicida de uso agrícola Roundup®

Monsanto desarrolló Roundup®, un herbicida cuyo principal ingrediente activo es el glifosato, utilizado por los productores para controlar las malezas que amenazan a los cultivos.

Durante la década del 70 en Argentina comenzaba a cobrar importancia la producción de soja, al mismo tiempo que crecía la adopción del sistema productivo de siembra directa.

Web

  1. Las cosechadoras rotativas

Sperry-New Holland creó en EEUU la primera cosechadora con sistema de doble rotor. Esta innovación permitía cortar y separar el cultivo en una sola pasada. Por ejemplo, para el maíz era muy eficiente porque separaba los granos del tallo y, al mismo tiempo, los picaba.

En 1978 Monsanto inauguró su segunda planta en nuestro país, localizada en Pergamino, para acondicionar semillas híbridas de girasol.

Por primera vez, un grupo de científicos que trabajaba en Monsanto modificó   genéticamente una célula vegetal. Los científicos introdujeron un nuevo gen en la planta de petunia y anunciaron el descubrimiento al año siguiente. Cinco años más tarde estaban sembrando los primeros ensayos con plantas  genéticamente modificadas (GM). El método utilizado en el laboratorio sigue aún vigente y es utilizado por Monsanto y otras empresas en el mundo.

Durante los ´80 en Argentina la soja se convirtió en el principal cultivo de verano, dejando al maíz y al girasol en segundo lugar. También, la siembra directa fue cada vez más implementada como sistema productivo.

En esa misma década, Monsanto comenzó a formular y envasar agroquímicos en la Planta de Zárate, hasta llegar a producir el herbicida Roundup®, líder en el mercado los últimos 30 años.

Web

  1. La tecnología de satélite avanza en la agricultura

Por primera vez, los productores en EEUU pudieron hacer uso de la tecnología de satélites para ver sus granjas desde arriba, lo que permitió mejorar el control y la planificación.

El mismo año se inauguró en nuestro país la Planta María Eugenia de acondicionamiento de semillas híbridas de maíz de Monsanto en Rojas, Buenos Aires.

Web

  1. Comercialización de los primeros cultivos GM

Monsanto comenzó a comercializar en EE.UU dos cultivos GM: la soja Roundup Ready (RR), tolerante al herbicida Roundup; y el algodón Bollgard®, protegido contra insectos.

El mismo año, se incorpora la soja RR como primer cultivo GM en Argentina. La biotecnología tuvo un gran impacto en la transformación de la agricultura de nuestro país dando lugar a beneficios tanto a nivel productivo como económico.

Web

  1. Las aplicaciones y dispositivos móviles ayudan a mejorar las cosechas

Al igual que muchas otras personas, los productores comenzaron a llevar con ellos sus dispositivos móviles para mantenerse conectados y también, tener acceso a los datos de sus producciones en cualquier momento y lugar.

En el 2004  Monsanto inauguró la Planta de investigación y desarrollo de semillas y productos para la protección de cultivos en Fontezuela, Buenos Aires.

Web

  1. Los datos revolucionan la agricultura

Los productores toman decisiones basadas en la información con la que cuentan. Es por eso que tener mayor cantidad de datos, les permite tomar mejores decisiones para utilizar los recursos de forma eficiente. Por ejemplo, en EEUU se desarrolló una plataforma digital que reúne datos actualizados del clima local para que los productores planifiquen en base a ellos y obtengan mejores cosechas.

Todas estas herramientas e innovaciones tecnológicas, que se desarrollaron a lo largo de medio siglo, hicieron que la agricultura sea cada vez más eficiente y sustentable para poder alimentar a la población en crecimiento utilizando nuestros recursos de la mejor manera.

Artículos relacionados