Los beneficios de la biotecnología en la agricultura

Por Monsanto Argentina

En el marco de la Agricultura Moderna, distintas disciplinas se sumaron a los procesos y prácticas del campo para ayudar a los productores a usar de una forma precisa los recursos no renovables, entre ellas la biotecnología. Hace más de 15 años que se utilizan cultivos biotecnológicos a nivel mundial, y hoy contamos con más de 800 millones de hectáreas sembradas con ellos.

En Monsanto estamos comprometidos con las buenas prácticas, el uso eficiente de los recursos y el aumento de las producciones. Por este motivo creemos importante brindar información sobre los beneficios que estas tecnologías y disciplinas novedosas le aportan, no sólo al productor del campo, sino también al medio ambiente y al consumidor.

 

La biotecnología, ¿qué beneficios nos trae?

La biotecnología existe hace miles de años. Fue en la década del ‘80 cuando se comenzó a utilizar la ingeniería genética como técnica para modificar y transferir genes de un organismo a otro. Gracias al empleo de este método, y frente a las situaciones adversas que sufren los cultivos en el campo, la biotecnología aporta un incremento de la calidad y un mayor rendimiento a las campañas. Además de reducir los costos debido a las características mejoradas de las plantas -que las vuelven más resistentes a las adversidades como las plagas o la sequía-, disminuye el impacto en el medio ambiente a través de la conservación de los suelos y la optimización del uso de agua de riego, entre otros beneficios.

En Monsanto, aplicamos biotecnología en las semillas de maíz y soja con el objetivo de ayudar al productor a mejorar las campañas. Por ejemplo, INTACTA RR2 PRO es una tecnología de avanzada aplicada a la semilla de soja que mejora el control de ataques de insectos y ofrece beneficios en el cuidado de los recursos y el medioambiente. Esta tecnología consiguió disminuir el consumo de agua, combustible e insecticidas en un total de 1,5 aplicaciones promedio por hectárea. Su empleo permite ahorrar 630.000 litros de insecticidas, 120 millones de litros de agua y 750 mil litros de gasoil por cada millón de hectáreas sembradas.

Se estima que para el año 2050 la población será de 9.000 millones de personas en el mundo. Como consecuencia de este aumento poblacional, la necesidad de alimentos se duplicará y precisaremos más tierras cultivables para satisfacer esta demanda. Además, recursos naturales como el agua y el suelo serán cada vez más escasos; y el cambio climático perjudicará a la agricultura disminuyendo el rendimiento de los cultivos.

Frente a este panorama, la biotecnología colabora con el uso eficiente de estos recursos de manera que puedan seguir siendo útiles para las generaciones futuras. Además, nos brinda nuevos modos para producir más y mejores alimentos, creando nuevas fuentes renovables para fibras, combustibles y plásticos; y contribuyendo a optimizar el uso del suelo y el agua para una agricultura sustentable.

En Monsanto utilizamos biotecnología para brindar soluciones integrales a los productores, de manera que puedan hacer frente a las problemáticas del campo, pero también para reducir y optimizar la utilización de recursos naturales escasos y alimentar a la población que crece.

 

Fuentes:
INTACTA: una aliada ideal para las fechas de siembra tardía
Monsanto, Beneficios de la biotecnología
“Programa Educativo Por Qué Biotecnología” de ArgenBio – el Consejo Argentino para la Información y el Desarrollo de la Biotecnología

 

Artículos relacionados