La inteligencia artificial revoluciona el campo

Por Monsanto Argentina

La Agricultura Moderna, la recolección de datos, la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas hicieron que la industria del agro se sumara a la innovación tecnológica para incorporar -o incluso desarrollar – estas nuevas herramientas. Dentro de este movimiento, las empresas e instituciones dedicadas al sector agrícola comenzaron a trabajar junto a otras disciplinas como la informática, la robótica o la ingeniería en sistemas, para encontrar nuevas técnicas y soluciones.

En este contexto, la robótica se volvió una aliada fundamental en la automatización de las tareas que se realizan en el campo. De esta combinación surgieron vehículos terrestres robotizados capaces de controlar las plantaciones o aplicar productos para la protección de cultivos con tal exactitud que, gracias a su eficiencia, permite ahorrar recursos.

 

La inteligencia artificial revolucionó nuestro campo

Durante los últimos años en nuestro país, diversas empresas privadas e instituciones estatales han desarrollado este tipo de robots que fueron empleados en plantaciones experimentales con éxito. Se trata de vehículos terrestres autónomos que, al igual que los drones en el cielo, son capaces de recibir órdenes y procesar imágenes que van recolectando y combinando con el GPS para realizar diversas acciones.

Esta automatización permite mejorar los procesos del campo y preservar la salud humana debido a la simplificación de ciertas tareas que de otra manera requerirían de un gran esfuerzo por parte de los trabajadores. Además, la robótica posibilita el uso cuidadoso de todos los recursos disponibles lo que mejora la productividad y eficiencia de las campañas al mismo tiempo que conserva el medioambiente.

La implementación de estas herramientas digitales, el software, el geoposicionamiento y la robótica tanto en la siembra, como en el monitoreo o la cosecha de un campo, es hoy una realidad. Contamos con más de 8 millones de hectáreas sembradas con tecnología de precisión y nuestro país se ubica entre los más tecnificados del mundo para la producción de granos.

El caso argentino

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) ha desarrollado diversos dispositivos y plataformas autónomas y autoguiadas que trabajan en invernáculos que han mostrado que la robótica y la agricultura pueden hacer muchas cosas para conservar los recursos, mejorar las tareas agropecuarias y la productividad de cada campaña.

En Monsanto celebramos el desarrollo de estas tecnologías de vanguardia que nos permiten mejorar las soluciones que les brindamos a los productores para hacerlas cada vez más integrales. Seguimos trabajando junto a otras empresas e instituciones para mejorar nuestras prácticas y hacerlas más seguras mientras protegemos los recursos que el planeta nos da.

Fuentes:
INTA, Investigaciones y Desarrollos – Robótica
INTA, Una nueva agricultura: robots, la próxima revolución del campo
Agro Sitio TV, ¿Puede un robot aplicar fitosanitarios de manera autónoma y ambientalmente segura?

Artículos relacionados