La innovación en manos de la Investigación y Desarrollo

Por Monsanto Argentina

El grado de innovación de un sistema productivo influye directamente en la competitividad de un país. En Argentina, los estudios realizados desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación indican que sólo 571 empresas realizan actividades de I+D. Además de ser pocas las empresas que lo hacen, al profundizar en el tema, se comprueba que el 80% de la inversión privada es acaparada por un pequeño grupo de aproximadamente 60 empresas. Las que invierten en esta área están directamente relacionadas a los agronegocios – con las productoras de semillas a la cabeza – seguidas de laboratorios y desarrollo de software.

En Monsanto, como compañía dedicada a brindarle soluciones a los productores, invertimos e innovamos constantemente para lograr que cada hectárea rinda más, que cada recurso sea usado de forma precisa y que cada práctica agronómica cuide el medioambiente.

I + D en tiempos de revolución tecnológica

Hoy en día nos encontramos atravesando una revolución en materia de tecnología digital. La dinámica social y empresarial es vertiginosa y nos enfrenta con muchos y novedosos desafíos. Es en este contexto que las empresas deben lograr un equilibrio entre la exploración de nuevas fórmulas y modos de hacer, y la explotación de los recursos con los que cuenta. Esta combinación también es un factor que garantiza la evolución de la compañía en el largo plazo: quien solo explora, no logra resultados ni su autosubsistencia; quien solo se apoya en sacar provecho de lo que ya tiene, se expone al riesgo de perder terreno durante el cambio tecnológico.

Poder aprovechar cada activo de la empresa y, al mismo tiempo, invertir para recrear sus fuentes productivas es una de las claves que debe resolver cualquier modelo de negocio para asegurar la sustentabilidad del proyecto. Pero además, para crear un ámbito propicio para la inversión en I + D es necesario que el sector público genere una serie de instrumentos: desde espacios de trabajo en conjunto hasta políticas públicas que favorezcan el desarrollo de estas prácticas.

Entendemos a la innovación como la mejor manera de crecer y sabemos que para impulsar I + D es necesario el trabajo en conjunto de los distintos actores de la sociedad: las empresas, las instituciones estatales y las diversas organizaciones que apoyan estas iniciativas desde aspectos económicos o financieros.

En Monsanto buscamos a diario nuevas maneras de mejorar el trabajo en el campo, controlar la salud de los cultivos y descubrir herramientas que ayuden a los productores a protegerse de las adversidades a las que se enfrentan. Seguimos trabajando firmes en I + D para lograr las mejores soluciones.

Artículos relacionados