Innovación y agricultura

Por Monsanto Argentina

Hacia una agricultura innovadora

La tecnología, el análisis de los datos y la modernización nos permiten construir una agricultura sustentable para producir mayor cantidad de alimentos en armonía con el medioambiente.

En esta nota te contamos por qué la innovación nos motiva y nos hace crecer.

Las palabras “tecnología de avanzada, “innovación” o “modernización” suelen relacionarse con las tecnologías de informática (TICs). Sin embargo, son muchos los sectores que realizan actividades de Investigación y Desarrollo (I+D) con el objetivo de buscar mejores soluciones de producción. La innovación es un elemento clave para impulsar los avances, mejoras y el crecimiento sustentable para el beneficio social y económico de nuestra sociedad.

En este contexto, la agricultura también debe evolucionar y modernizarse, al igual que lo hacen todas las demás industrias. Gracias a la tecnología y la innovación, la Agricultura Moderna permite aumentar la productividad de los campos cuidando los recursos de nuestro planeta.

En Argentina la inversión en I+D representa el 1,9 % del PBI. Y la industria que lidera esta inversión es el sector semillero, que destina 9% de su facturación a I+D. La investigación necesita de mucho esfuerzo y trabajo. Para que puedan imaginarse, un cultivo biotecnológico lleva alrededor de 10 a 13 años en investigación, desarrollo, análisis y pruebas de seguridad antes de salir al mercado, y una inversión de más de 100 millones de dólares.

Durante todo ese tiempo, el producto requiere de una etapa de identificación de genes, otra de prueba, una de desarrollo temprano donde se prueba a pequeña escala, otra de desarrollo avanzado en el que el cultivo se testea en el campo y la etapa final de pre-lanzamiento en la que los diversos organismos aprueban la seguridad de la semilla. Por ejemplo, la tecnología de la soja INTACTA RR2 PRO necesitó de 13 años de investigación y más de u$d130 millones de inversión. Como resultado, se obtuvo un aumento en el rendimiento del 7% más kilos por hectárea, la reducción del uso de 120 litros de agua y 1,5 aplicaciones menos de producto para la protección de cultivo por hectárea. Además, se redujo el uso de combustible: 750 mil litros por cada millón de hectárea, lo que equivale a 5.400 autos que recorran 20.000 km cada uno.

Tecnología, datos y Agricultura Moderna

La Agricultura Moderna constituye una solución en diversos aspectos. Con el uso de la tecnología, se pueden proponer nuevas soluciones a problemas cada vez más desafiantes, como por ejemplo el cambio climático. Con el análisis avanzado de los datos, los productores cuentan con estadísticas más certeras sobre cómo mejorar sus producciones. La biotecnología mejora las semillas y las hace tolerantes a la sequía o al exceso de humedad. Las Buenas Prácticas Agrícolas, como la labranza cero, reducen la liberación de carbono a la atmósfera, lo que contribuye a reducir el impacto ambiental.

También el GPS y la geolocalización forman parte de estas innovaciones, porque permiten que la aplicación de productos para la protección de cultivos sea precisa y exacta. Con al análisis de los datos, los productores saben con certeza en qué zonas es conveniente aplicar los productos y en cuáles no, o qué cantidad de agua utilizar para el riego en cada sector de su campo.

En resumen, todas esta herramientas e innovaciones tecnológicas, que son resultado de la I + D y la inversión de las empresas y el Estado, colaboran con la Agricultura Moderna para poder alimentar a una población que crece, cuidando los recursos no renovables y la biodiversidad.

Cada año, en nuestro país, se realiza un evento llamado Argentina Visión 2020/40, al que asisten referentes políticos, empresariales y académicos relacionados con el sector agropecuario, para debatir sobre el futuro del campo en un mundo en constante crecimiento y así, lograr un trabajo en sinergia. Durante su última edición, Juan Farinati – Líder de Operaciones Comerciales LAS y Presidente de Monsanto Argentina –dio su visión sobre las perspectivas de desarrollo del sector agrícola en la Argentina: “Actualmente contamos con tecnologías que podrían incrementar el rendimiento de los cultivos en un 45%, pero necesitamos un plan con abordaje colectivo y una estrategia a futuro que incluya productividad, infraestructura, tecnología y sustentabilidad. Es bueno contar con recursos naturales, pero con eso no alcanza. Se precisan reglas, instituciones y un marco para que el país crezca. Hoy tenemos la oportunidad de demostrar lo que somos capaces de lograr… ”

Innovar para alimentar al mundo

En Monsanto buscamos acompañar el desarrollo del campo. La innovación es el motor de nuestra cultura. Nuestro objetivo es estar a la vanguardia en la creación de nuevas soluciones, productos y sistemas que ayuden a los productores a cultivar más alimentos con el menor impacto posible en el medio ambiente.

Estamos convencidos de que el crecimiento se basa, en gran medida, en el progreso técnico y en la acumulación de conocimientos. Los desarrollos innovadores y las nuevas tecnologías tendrán cada vez mayor impacto en las formas de producir, el comercio y la integración de nuestro país al mundo.

La innovación nos motiva, nos provoca y nos moviliza a construir una agricultura sustentable y eficiente.

Fuentes

FAO
http://www.fao.org/docrep/x4400s/x4400s10.htm
http://www.fao.org/agronoticias/agro-noticias/detalle/es/c/892090/
http://www.fao.org/publications/sofa/2016/es/

Diario El Comercio
http://elcomercio.pe/tecnologia/ciencias/agricultura-ambiente-controlado-solucion-cambio-climatico-america-latina-423297

Artículos relacionados