Hoy conocemos a… La Calabaza

Por Monsanto Argentina

La calabaza, esa que en los cuentos de hadas se convierte en carroza, está compuesta por varias partes. ¿Sabés los nombres de cada una? Acá te las presentamos.

La calabaza es originada por una planta rastrera, es decir, que se arrastra por el suelo cuando crece. En general es de color naranja, aunque existen distintas variedades que pueden tener tonos más claros u oscuros. Y en cuestiones de alimentación, es rica en nutrientes, vitaminas y minerales.

Su pulpa tiene propiedades antioxidantes y vitaminas como la A, B, C y E. También posee minerales como el calcio, potasio y fósforo, entre otros. Pero además, sus semillas son muy beneficiosas porque poseen fibra y ácidos grasos, importantes para el correcto funcionamiento del corazón.

Ahora que ya sabés un poquito más sobre esta protagonista de cuentos de hadas, pasemos a las partes que la componen:

Pedúnculo

Se trata del “mango” que posee en su parte superior y es lo que conecta el fruto con la planta. Por eso, es muy importante que permanezca sano porque cualquier enfermedad o ataque de insectos que sufra, puede afectar al resto de la calabaza. De hecho, este es el que determina su calidad final.

Zarcillos

Nacen alrededor del pedúnculo en forma de enredadera y hacen que la calabaza se sostenga firme, sin moverse. ¿Y para qué sirven? Bueno, al envolverlo, ayudan a que el fruto sobreviva a las condiciones meteorológicas que pueden afectarla y hacerla caer. ¡Son una gran protección!

Nervaduras externas

Aparte de su color naranja, tienen líneas verticales o “costillas” sobre su piel. Esta, es otra de las características distintivas de las calabazas. Los surcos pueden tener mayor o menor profundidad y  representan cada fila de semillas dentro del fruto.

Pulpa

Las calabazas, por dentro, son huecas. Tienen apenas unos cinco centímetros de carne, y luego una membrana fibrosa que contiene a las semillas. Cuando la comemos, podemos separar, lavar y tostar las semillas porque tienen un gran valor nutricional. ¿Cómo podés sumarlas a tus platos? En las ensaladas quedan muy bien porque aportan un ingrediente crocante.

 

info todos colores

Ahora que la conoces por completo, sumala a tus comidas. Podés consumirla apanada, hervida, salteada, en forma de puré o cocinarla al horno.

Fuente: http://discover.monsanto.com/posts/parts-pumpkin/

Artículos relacionados