El desafío alimentario y el aporte de la tecnología

Por Monsanto Argentina

Muchos de los recursos con los que contamos para producir alimentos son limitados, y la población que depende de esos alimentos crece a un ritmo exponencial: según la FAO, el mundo necesitará producir un 60% más de acá al 2050 para sustentar a los más de 9 mil millones de habitantes que seremos en ese momento.

¿Cómo alimentar a tantas personas si los recursos que necesitamos para hacerlo son finitos? ¿Cómo podemos producir más usando menos? ¿Qué soluciones puede aportar la tecnología? ¿Cómo podemos mejorar las prácticas para que podamos seguir produciendo para las generaciones futuras? Estas son algunas de las preguntas que nos hacemos al momento de pensar en el desafío alimentario que tenemos por delante.

En este contexto, las nuevas tecnologías y soluciones que nos trae la Agricultura Moderna nos muestran un camino a seguir para incrementar la producción de alimentos cuidando los recursos. A través de herramientas que colaboran con las campañas y mejoran productividad, o de técnicas que garantizan un uso preciso y eficiente de cada recurso, preservamos nuestro planeta mientras cultivamos.

Hoy, los dispositivos recolectan información y nos hacen conocer en detalle cada rincón del campo, nos recomiendan la semilla acorde a un suelo específico o nos alertan frente a la necesidad de humedad de las plantaciones. También, la Agricultura Moderna trae tecnología que nos permite utilizar de forma precisa cada gota de agua y cada tanque de combustible para conservar más.  Las prácticas modernas de protección de cultivos nos ayudan a hacerle frente a las malezas o enfermedades de una manera más contundente.

Todas estas soluciones innovadoras colaboran con la labor general del campo y garantizan mejores producciones que se traducen casi directamente en más alimentos disponibles para el mundo entero. La ciencia, la tecnología y la experiencia forman un equipo exitoso y sostenible.

No se trata sólo de poder cultivar más: el objetivo es tener suelos más fértiles y nutritivos, usar menos recursos limitados como el agua, contar con semillas más resistentes, liberar menos Gases de Efecto Invernadero hacia la atmósfera, entre muchos aspectos beneficiosos que nos trae la Agricultura Moderna.

Las herramientas tecnológicas están marcando la diferencia al momento de analizar los rendimientos y el uso de recursos. Cada vez tenemos campos más productivos y eso significa que contamos con más cultivos para alimentarnos. Nuestra industria busca producir más cuidado los recursos para que alimentarnos hoy y mañana, sea un hecho.

Artículos relacionados