El cambio climático y el rol de la agricultura

Por Monsanto Argentina

¿Qué es? ¿Qué papel tiene la agricultura? ¿Qué medidas se están tomando para tratar este problema?

El cambio climático es algo que está ocurriendo y es causado por los altos niveles de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, que se almacenan en la atmosfera y acumulan el calor.

La agricultura, con prácticas como la labranza, el uso de combustibles y fertilizantes, emite gases de efecto invernadero. Pero también se ve afectada directamente por este cambio climático, porque los cultivos sufren las sequías, el mal tiempo y otros efectos de este fenómeno.

La buena noticia es que ella también puede ayudar a mitigar el cambio climático: los cultivos absorben el carbono y lo almacenan en el suelo de forma natural, y es de esta manera que los productores tienen la oportunidad de reducir esta problemática que nos afecta a todos. ¿Cómo? Aquí algunas de las maneras:

Labranza reducida

La labranza es utilizada para aflojar el suelo para la siembra y ayudar a controlar las malezas que pueden afectar a los cultivos. El problema es que, por un lado, requiere del uso de un tractor que elimina dióxido de carbono al funcionar, y por el otro, al mover el suelo, se libera carbono a las atmósfera.

Al reducir la labranza, se reduce la emisión de estos gases de efecto invernadero, sin afectar al suelo.

Manejo eficiente de fertilizantes

Para mejorar las cosechas, los productores utilizan fertilizantes que también emiten gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático.

Hoy en día, las Buenas Prácticas Agrícolas hacen que su aplicación se realice en el momento, lugar y tiempo precisos, reduciendo su uso y los residuos que estos provocan, al mismo tiempo que ahorran tiempo y dinero.

Cultivos de cobertura

Muchas veces, luego de la cosecha, las tierras quedan al descubierto. Esto hace que los suelos queden expuestos al viento y la lluvia, y así, a la erosión. También, durante este tiempo, se libera el dióxido de carbono que se almacena en el suelo.

En la actualidad, muchos productores adoptaron la técnica de los cultivos de cobertura que se colocan luego de las cosechas y hasta la próxima siembra. Estos protegen el suelo y, al igual que otras plantas, absorben el dióxido de carbono que está en el aire. Ellos son una gran manera de disminuir el cambio climático.

El cambio climático es un desafío que tenemos que afrontar todos: la sociedad civil, las empresas, y las instituciones. Nosotros, como compañía orientada 100% a mejorar la agricultura, estamos trabajando para contribuir con esta tarea.

Artículos relacionados