Día Internacional del Agua

Por Monsanto Argentina

La creación de un día internacional dedicado al agua surgió durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) de 1992 en Río de Janeiro; y un tiempo después, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua. Desde entonces, todos los años, los países consagran esta jornada mediante diversas actividades especiales para fomentar la toma de conciencia pública sobre el cuidado del agua.

A nivel mundial, cada año se busca destacar un aspecto particular relacionado a la conservación de este recurso. En 2018 el lema es “Naturaleza del agua”, como una forma de tratar posibles soluciones basadas en la naturaleza para hacer frente a los retos del agua. Son mecanismos que nos permiten afrontar los principales desafíos sociales, el cambio climático, la seguridad hídrica, la seguridad alimentaria, la salud humana, el desarrollo socioeconómico y la prevención de desastres naturales.

En el campo, cuidar cada gota es fundamental: la agricultura consume el 70% del total de agua dulce disponible, frente al 20% que emplea la industria y el 10% destinado al uso urbano y doméstico. El desafío mundial es obtener más alimentos con cantidades menguantes de agua y tierra. Un ser humano necesita beber un promedio de entre 2 y 4 litros de líquido al día, pero consume entre 2.000 y 5.000 con el agua utilizada para producir sus alimentos

Frente a este desafío, en Monsanto, como empresa que promueve el uso eficiente de los recursos no renovables, estamos comprometidos a aumentar la eficiencia del uso del agua.  Para nosotros es muy importante el uso justo y la conservación de este recurso porque no se puede cultivar sin agua: las plantas la necesitan para crecer y poder brindarnos los alimentos que llevamos a la mesa cada día. Mediante el uso de las nuevas tecnologías, la Agricultura de Precisión, las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), el desarrollo de semillas GM y la biotecnología para mejorar la capacidad de los cultivos de crecer en condiciones limitadas de agua o sequía, colaboramos con la tarea del productor de asegurar la cosecha mientras cuida los recursos.

Los proyectos de Monsanto en el mundo

A nivel mundial, en Monsanto investigamos y buscamos  soluciones  para mejorar la conservación del agua en diversas condiciones. Te contamos algunos ejemplos del trabajo que estamos haciendo en distintos países:

Nebraska, EE.UU

El Centro de Aprendizaje en Nebraska, inaugurado en 2009, fue desarrollado para proporcionar respuestas y soluciones a las preguntas y cuestiones planteadas en la agricultura de producción. Se centra en la investigación del uso del agua en los cultivos para ayudar a los productores a aprovechar al máximo cada gota con sistemas para manejar la sequía y mejorar los rendimientos de los cultivos, usando menos recursos como agua y fertilizantes.

Milán, Italia

El programa Aquatek utiliza sensores para realizar un seguimiento de los niveles de humedad del suelo en las granjas italianas. Estos datos se recogen, analizan y luego se comparten con los productores para ayudarlos a cultivar de manera más sustentable. Sus tres pilares son: capacitación de productores; desarrollar y poner a disposición las herramientas de apoyo en la toma de decisiones (sensores de agua en los campos y datos de satélite recopilados); y la distribución de sistemas de riego más eficientes, lo que permite un mejor uso del agua.

Múltiples regiones de África

Trabajamos en conjunto con otros actores en África para llevar nuevas herramientas que permiten un uso eficaz de los escasos recursos. Por ejemplo, el Maíz Eficiente en Agua fue diseñado para que la planta pueda sobrevivir en condiciones de sequía.

Camaçari, Brasil

En la unidad de Camaçari contamos con un sistema de recuperación del agua de lluvia. En 2016, recuperamos un volumen acumulado de 39 mil m3 de agua. Es relevante mencionar que el municipio de Camaçari está localizado en una región que enfrenta escasez hídrica y que, al captar el agua de lluvia, Monsanto contribuye para reducir la presión sobre los recursos hídricos locales. Desde 2011, año de implementación del sistema, se recuperaron 500 millones de litros de agua.

Rojas, Argentina

En nuestra planta de producción de semillas de Rojas desarrollamos un proyecto para la recuperación del agua usada en la limpieza de los equipamientos y tanques de almacenamiento. Con esta iniciativa, fue posible reutilizar 85 mil litros de agua en 2016 y reducir también el volumen de agua desechado, ampliando su impacto ambiental positivo.

Argentina y Chile

Monsanto tiene el compromiso mundial, hasta 2020, de aumentar un 25% la eficiencia en la aplicación del agua para irrigación en nuestros procesos de producción de semillas, en comparación con los valores de 2010. En América del Sur, estamos expandiendo la adopción de tecnologías de irrigación en nuestras áreas de siembra que, al hacer posible una aplicación más uniforme del agua, exigen un menor volumen del recurso y entregan resultados superiores en términos de productividad.

Año a año renovamos el compromiso porque entendemos lo importante que es este recurso para la agricultura y para la vida. Constantemente buscamos descubrir mejores prácticas para hacer un uso eficiente y cuidadoso de este recurso. ¡Cada gota suma, conservemos juntos el agua!

FUENTES:
Naciones Unidas, Día Mundial del Agua
INFORME FAO, Obtener más alimentos-Utilizar menos agua
Agricultura del Futuro, Reporte de acciones socioambientales 2016 de Monsanto

Artículos relacionados