Día de la Energía, hagamos un uso eficiente

Por Monsanto Argentina

Desde 1949, cada 14 de febrero conmemoramos el Día Mundial de la Energía. Esta jornada busca reflexionar sobre las maneras de hacer un uso más eficiente de las energías no renovables y promover el uso de fuentes alternativas, limpias y cuidadosas con el medioambiente.

A lo largo de los años, las fuentes de energía no renovables como el petróleo, el carbón y el gas han causado un impacto negativo en el medioambiente. Además, están directamente relacionadas con la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que tienen efectos negativos en la atmósfera y provocan el cambio climático.

Según el Banco Mundial, 3000 millones de personas utilizan combustibles contaminantes -como leña, carbón o residuos agrícolas- para cocinar o calefaccionar sus viviendas, lo que genera contaminación del aire en espacios abiertos y cerrados, un problema que causa alrededor de 4,3 millones de muertes todos los años. Por otra parte, más de 1000 millones de personas en el mundo viven sin electricidad. Se prevee que solo se alcanzará el 92 % de electrificación para 2030 en el mundo, lo que significa que muchas personas no tendrán acceso a electricidad y no podrán aprovechar las oportunidades sociales y económicas que las pueden ayudar a mejorar sus vidas.

Como iniciativa para reducir estas cifras preocupantes, La Unión Europea ha marcado como objetivo que en el año 2020, un 20 % de la energía usada sea renovable. En muchos países del mundo la generación de biocombustibles es un asunto importante que trajo acciones concretas por parte de empresas privadas y Estados para alcanzar el objetivo. En América Latina, los datos indican un cambio de perspectiva de la energía que se produce ya que en varios países, la energía renovable es un hecho.

El acceso a energía asequible, confiable, sostenible y moderna, el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 7 de la Organización de las Naciones Unidas, es esencial para poner fin a la pobreza y para que muchos países alcancen sus metas sobre la mitigación del cambio climático. En este sentido, los compromisos en materia de políticas, las tecnologías innovadoras y la inversión privada se vuelven un paso fundamental.

Optimizar el uso de la energía

En Monsanto nos esforzamos por usar de forma eficiente la energía disponible. Sabemos que ésta es una manera de disminuir nuestras emisiones de CO2 y contribuir a la lucha contra el cambio climático. Para lograrlo, contamos con varias acciones que buscan reducir el consumo eléctrico.

Como una forma de reducir el consumo de energía, nuestras unidades están adoptando la tecnología de iluminación LED. En Brasil, por ejemplo, se instalaron cerca de 1800 lámparas LED. Entre 2013 y 2016 evitamos la emisión de 800 toneladas de CO2, lo que generó un ahorro de US$ 1,37 millones. En Rojas, Argentina, se sustituyeron 5.500 dispositivos, en una inversión de más de US$ 1 millón, lo que generó una disminución del 60 % en el consumo de energía y del 70 % en los costos de mantenimiento. Con esta acción, se dejaron de emitir más de 540 toneladas de CO2.

Somos conscientes de que cada acción, cada decisión y cada paso que damos hacia formas de trabajo más cuidadosas con el medioambiente son esenciales para vivir en un planeta más sano, equitativo y sustentable. En el Día Mundial de la Energía, afirmamos nuestro compromiso de reducción de consumo y búsqueda de empleo de fuentes alternativas para aportar nuestro granito de arena y seguir produciendo más usando menos.

 

FUENTES
Agricultura del Futuro, Reporte de acciones socioambientales 2016 de Monsanto.
Banco Mundial

Artículos relacionados