Cultivos protegidos

Por Monsanto Argentina

Entre las preocupaciones que las mujeres solemos tener en la cabeza, una de las principales, sobre todo si somos madres, es la alimentación de nuestros hijos. Y no sólo en materia de cantidad, sino también, y principalmente, de calidad. ¿Alguna vez escuchaste hablar de la protección de los cultivos? ¿Sabés para qué sirve y en qué repercute esto en tu mesa? Acá te lo contamos para que puedas elegir la comida de tus hijos con responsabilidad y conocimiento.

¿Por qué proteger los cultivos?
Antes de que las frutas, verduras y otros productos lleguen a tu mesa pasan por distintos procesos que comienzan en el campo, donde se inicia su producción. Este momento es clave porque sin el cultivo, no hay alimento.
Durante ese primer proceso es importante proteger los cultivos. ¿De qué? Existen muchos factores que pueden afectar su correcto crecimiento como las malezas, plagas, cambios climáticos, malas condiciones del suelo y enfermedades. Todos ellos pueden afectar las producciones que culminan con los alimentos que las personas consumen y que, en definitiva, son los que vos comprás en el supermercado para cocinar.
La población está en constante crecimiento, por lo que es necesario mayores cantidades de alimentos. Pero también es importante proteger el suelo y los recursos naturales para que las generaciones futuras puedan seguir usándolos. De ahí la importancia de una agricultura sustentable; que priorice el rendimiento de los cultivos y reduzca el impacto ambiental, para que las tierras se puedan seguir cultivando; y, de esa manera, garantizar la comida el día de mañana.
¿Cómo se protegen?
Hoy, con los avances de la tecnología, existen muchas maneras de proteger los cultivos para que crezcan sanos y fuertes, garantizando su calidad. No hay una sola forma de hacerlo, ya que según la planta, el momento de su crecimiento, el tipo de suelo y la disponibilidad de recursos naturales se puede optar por distintas técnicas.
Además, es importante que cada herramienta que se use, no sólo proteja el cultivo sino que también contribuya a un manejo eficiente de los recursos y esté aprobada por los distintos organismos que regulan la actividad en el campo. En Argentina, por ejemplo, hay dos organismos que reglamentan el uso de tecnologías aplicadas a la agricultura y los productos: la Comisión Nacional Asesora en Biotecnología Agropecuaria (CONABIA) y el Servicio Nacional de Sanidad Agroalimentaria (SENASA).
Pero además, la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (CASAFE), aunque no regula, impulsa las Buenas Prácticas, y el uso responsable con distintos programas.
El uso correcto es clave a la hora de asegurar que cada producto de protección de cultivos no dañe al medio ambiente, ni repercuta en la calidad de los alimentos que luego consumimos, sin dejar de darle una real protección frente a las amenazas a las que se encuentran expuestos, porque de ellos dependen muchas de las frutas y verduras que nos nutren.
Monsanto es una de las empresas que desarrolla investigaciones para generar soluciones con el fin de proteger los cultivos y trabaja cumpliendo políticas y procesos a través de un programa de Gestión Responsable de Productos, que significa responsabilidad en la gestión de tecnologías y productos durante todo su Ciclo de Vida, desde su descubrimiento conceptual, es decir desde el momento en que se piensa cómo hacerlo en el laboratorio, su comercialización y aplicación hasta su discontinuación comercial. Pero además, es una empresa que explica y promueve la utilización responsable por parte de los productores, para que ellos también se comprometan con las cuestiones de seguridad y prácticas sustentables.
¿Tomaste nota?
Conocer la importancia de cada proceso es lo primero que tenemos que hacer. Entender la causa fundamental del cuidado de los cultivos contribuye a que todos comprendamos por qué es importante buscar maneras sustentables de producir mejores alimentos.
Con los avances tecnológicos y el manejo responsable de los mismos, podemos cuidar y mejorar los productos de la agricultura. Ahora que sabés como es el proceso para que los alimentos lleguen al supermercado, hacé correr la voz sobre la importancia de la protección de cultivos.

Artículos relacionados