Cultivos Orgánicos y Convencionales llegan a ustedes gracias a la Agricultura Moderna

Por Monsanto Argentina

Por Dr. Robert T. Fraley, Colaborador
Vicepresidente Ejecutivo y Director de Tecnología de Monsanto

Como pionero en tecnología de cultivos genéticamente modificados, me hacen preguntas a menudo sobre lo que realmente pienso sobre la agricultura orgánica… o si personalmente compro productos orgánicos. Mis pensamientos y respuestas podrían sorprenderlos -primero, porque ser “pro-GMO” no me hace “anti-orgánico.” Déjenme explicarles.

Creo que la verdadera fuerza de nuestro sistema de producción agrícola en los Estados Unidos es la exitosa coexistencia de sistemas de producción convencionales, biotecnológicos y orgánicos, para satisfacer las diferentes oportunidades de mercado y los intereses de los consumidores. Todos deberíamos celebrar el hecho de que podamos elegir entre una variedad de propuestas y de que contemos con el suministro de alimentos más seguros y accesibles en el mundo.

También tengo un tremendo respeto por los productores orgánicos, a quienes considero extremadamente trabajadores. La producción orgánica representa aproximadamente el 4% de las ventas totales de alimentos en los Estados Unidos o menos del 1% de la producción de cultivos de los Estados Unidos. La baja tasa de adopción se relaciona con la naturaleza desafiante y a menudo intensiva en mano de obra de la producción orgánica, ya que los productores de este tipo de sistemas tienen menos herramientas y menos diversidad para manejar enfermedades e insectos; las reglas de producción orgánica impiden que los productores orgánicos utilicen fertilizantes sintéticos, ciertos pesticidas y semillas genéticamente modificadas. Con una planificación cuidadosa y una preparación extensiva, los agricultores orgánicos pueden y de hecho logran enfrentar estos desafíos. Sin embargo, a veces las enfermedades y las plagas evolucionan o surgen rápidamente y diezman los cultivos, dando como resultado la pérdida de alimentos. En consecuencia, los rendimientos de los cultivos orgánicos de las cosechas principales suelen ser un 30-40% menores a los cultivos convencionales. Muchos productores de alimentos orgánicos me han dicho: “Necesitamos nuevas soluciones para el control de enfermedades si vamos a seguir abasteciendo al mercado orgánico”.

A pesar de estos desafíos de producción, los productos orgánicos han tenido éxito en el mercado porque algunos de los productores más sofisticados en el mundo están abordando algunos de los mayores retos de la producción orgánica con la ciencia –y otras herramientas centrales de la Agricultura Moderna- permitiéndoles ofrecer un producto más seguro y consistente a los minoristas durante todo el año. Tomemos un momento para evaluar los grandes retos que enfrentan los agricultores orgánicos y cómo la ciencia y la tecnología están ayudándolos a enfrentarlos:

Regulaciones Orgánicas Polémicas

Las reglas orgánicas se basan en algunos principios generales relacionados con lo que es “natural” y lo que es sintético. Los detalles de lo que está o no permitido no están determinados por una regulación con base científica, sino por un proceso político impulsado por la defensa y la ideología. Un cambio en las reglas puede resultar en lagunas importantes en la producción y en interrupciones en la oferta al consumidor.

Un ejemplo es el debate acerca del uso o no uso del suelo como medio para el cultivo (por ejemplo, si pensamos en lana de roca, fibra de coco, etc.). Muchos de los productores de invernaderos de alta tecnología cultivan productos orgánicos en medios que no son suelo con un sistema de riego por goteo que incluye fertilizantes orgánicos. Eliminar su capacidad para ser certificados como orgánicos resultaría en una reducción del suministro de productos a los consumidores a lo largo de todo el año, mientras que favorecería a los productores que utilizan métodos de producción de baja tecnología. De esta manera, los productores orgánicos que permiten un suministro más constante con el uso de tecnología están haciendo un esfuerzo extraordinario defendiendo la ciencia que apoya sus métodos.

Seguridad de los Alimentos

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) calculan que más de 40 millones de personas en los Estados Unidos se enferman y que mueren unos cuantos miles a causa de enfermedades transmitidas por alimentos cada año – y casi la mitad de esas enfermedades son causadas por patógenos en productos frescos.

Debido a que no hay una etapa para eliminar patógenos en el procesamiento de frutas y hortalizas frescas, los productores deben tener extrema precaución para evitar la contaminación y la contaminación cruzada. Para los productores orgánicos, este desafío es mayor porque las opciones de fertilizantes no sintéticos suelen incluir abono animal compostado, que puede ser una fuente de contaminación. Algunos de los mayores proveedores de productos orgánicos están utilizando soluciones en base a la investigación y a la ciencia para garantizar un suministro de alimentos orgánicos seguros. Estos incluyen el uso de herramientas genéticas avanzadas para identificar, rastrear y eliminar las fuentes de contaminación. El resultado es un número menor y más específico de alimentos, para que no se vea afectada la confianza del consumidor en los productos y, lo que es más importante, menos consumidores se enfermen o mueran.

Información inexacta acerca de los Pesticidas

Ustedes se estarán preguntando… pero ¿qué pasa con los pesticidas? ¿No hay cultivos convencionales llenos de ellos, y cultivos orgánicos cultivados sin ellos? No. La distinción entre pesticidas orgánicos y pesticidas convencionales no es que uno los use y el otro no; tanto la agricultura orgánica como la convencional los utilizan. La distinción radica enqué tipo de pesticidas son utilizados.

A los agricultores convencionales, se les permite aplicar una combinación de pesticidas naturales y sintéticos de acuerdo con los requisitos de etiquetado de la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Los productores orgánicos están autorizados a utilizar los productos químicos naturales y los sintéticos que han sido aprobados en el marco del Programa Nacional Orgánico, administrado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

No es sorprendente que exista una considerable superposición en los plaguicidas utilizados por los dos programas de cultivo, como muestra este excelente artículo.

Ustedes se sorprenderían al saber que muchos productores orgánicos son parte de una coalición para dirigir la propaganda del informe del Grupo de Trabajo Ambiental Dirty Dozen. La Alianza para la Alimentación y la Agricultura publica información científica y basada en riesgo sobre los residuos de plaguicidas en los productos. Su sitio web incluso proporciona una calculadora para que los consumidores entiendan los riesgos más graves que enfrentan los residuos de pesticidas, basados en la ciencia de la toxicología. ¿Por qué harían esto los productores orgánicos? Bueno, esto nos lleva al siguiente punto.

El Marketing Orgánico que ahuyenta al público de una dieta saludable

Utilizando el método científico, Britt Burton-Freeman del Instituto de Tecnología de Illinois lideró un equipo de investigadores para estudiar los impactos de los diferentes mensajes de marketing orgánico. ¿El resultado? Los mensajes de marketing que promueven los productos orgánicos despreciando los productos convencionales son malos para la salud pública, específicamente para las personas pobres y de la clase trabajadora. Cuando se presentan con mensajes despectivos, las personas de estas categorías generalmente responden simplemente comiendo menos productos. Por otra parte, los mensajes de marketing positivos y precisos demostraron aumentar la confianza pública en los productos orgánicos y convencionales.

Mientras que los productores orgánicos enfrentan un único conjunto de desafíos, en muchos sentidos sus métodos no son tan diferentes de los de los productores convencionales. Por ejemplo, los métodos de breeding molecular basados en datos de secuencia genómica permiten a los productores tanto orgánicos como convencionales identificar y combinar nuevas combinaciones de genes para mejorar la nutrición o proporcionar mejores defensas contra las plagas de las plantas. Tanto los productores orgánicos como los convencionales están utilizando tratamientos de semillas microbianas (probióticos para plantas) para mejorar la salud del suelo o protegerse contra el daño de insectos. Muchos productores convencionales están adoptando prácticas de la agricultura orgánica como el uso de cultivos de cobertura o rotación de cultivos ara ayudar a controlar las malezas y reducir la erosión. Las herramientas de agricultura de precisión como imágenes de satélite, drones, sensores en campo, tractores controlados por GPS e incluso cosechadoras automatizadas de lechuga, están siendo ampliamente adoptadas por productores orgánicos y convencionales. La mayor diferencia entre ellos es que los productores convencionales son capaces de utilizar las mejores herramientas que la ciencia tiene para ofrecer, lo que les permite producir más cultivos en menor superficie de tierra – lo que es en última instancia mejor para el medio ambiente.

¿En cuánto a lo que yo compro personalmente? Si puedo elegir, compro convencional. Ahora… no soy fanático de eso… No voy a rechazar   un acompañamiento de vegetales orgánicos en el menú de un restaurante o pedirle al mozo que devuelva a la cocina el pollo de granja. Sé que tanto los alimentos convencionales como los orgánicos son seguros y estoy orgulloso del hecho de saber que tenemos un suministro seguro de comida accesible. También me alegro de que la gente tenga opciones. Esa es la manera americana, el sistema de libre empresa. Si ustedes eligen productos orgánicos, comprendan que la oferta, la calidad y la seguridad creciente de esas opciones no provienen de un rechazo de la Agricultura Moderna, sino de los productores que adoptan el proceso ante los desafíos planteados por las reglas orgánicas.

Fuente:
El artículo “Organic and conventional crops brought to you by Modern Agriculture” fue originalmente publicado en huffingtonpost.com

Artículos relacionados