Cuidemos a los polinizadores, resguardemos la próxima comida

Por Monsanto Argentina

¿Sabías que el desayuno, el almuerzo o la cena del día de hoy dependen del vínculo que establezcan los productores, los apicultores y las abejas? El desafío que tenemos es conservar las colonias de estos pequeños insectos, que son los grandes responsables de la polinización.

Las abejas son muy importantes, ya que polinizan más de un tercio de los alimentos que consumimos todos los días. Es decir, son las encargadas de una parte imprescindible del proceso de fertilización de las plantas, que hace posible que crezcan los frutos secos, las verduras y las semillas. Pero hay muchas causas que están comprometiendo su salud: plagas y parásitos como los ácaros Varroa, enfermedades microbianas, una dieta inadecuada, la pérdida de diversidad genética y algunos pesticidas.
“Hace mucho tiempo, las colonias de abejas eran enormes, robustas y pobladas y ahora ya no son así. Los temas en torno al bienestar de las abejas son muy complejos. Ninguna persona, compañía ni organización tiene las respuestas. Por eso, es esencial colaborar y asociarse con los apicultores, los académicos, el gobierno y con los expertos, ya que son quienes tienen los conocimientos y las habilidades”, explica el encargado de preservar la salud de las abejas, perteneciente a Monsanto, Jerry Hayes.
Desde la compañía ya se impulsaron diferentes iniciativas entre las que se encuentran la Coalición para la Salud de las Abejas, el Proyecto Apis Mellifera, el Consejo Asesor de abeja de la miel y Beeologics, una empresa desde la que se está trabajando para controlar la población de los ácaros Varroa y reducir la carga viral en la colmena, además de controlar su replicación. Todo esto, con un único fin: conservar ecosistemas agrícolas sanos y uno de los insectos beneficiosos más trabajadores en la agricultura, que poliniza muchos cultivos y puede aumentar el rendimiento.
Los especialistas sostienen que es importante entrar al campo, medir las colonias, controlar la humedad y la temperatura. Luego, en el laboratorio, analizar esos datos obtenidos y procesarlos para encontrar tratamientos que mejoren la vida de las abejas. Pero, atención: no solo ellos tienen la posibilidad de colaborar. Vos y tus familiares también. ¿Cómo? Plantando flores que le sirvan de alimento para que estén más saludables. La nutrición y los sabores que nos entregan no pueden ponerse en juego. Todo lo podremos lograr, trabajando juntos.*

*NdeR: Aunque circularon versiones respecto de que los cultivos genéticamente modificados protegidos contra insectos (cultivos Bt) las dañan, estas afirmaciones fueron refutadas por la mayor parte de la comunidad científica.

info conceptos mulet

 

Artículos relacionados