¿Conocés la caja de herramientas de la protección de cultivos?

Por Monsanto Argentina

En el campo, cada área de trabajo tiene su propia caja de herramientas. Acá te mostramos la que utilizan los productores para proteger a los cultivos. ¡No te los pierdas!

La protección de los cultivos tiene una larga historia: los primeros productores fueron los egipcios que, por primera vez, utilizaron espantapájaros hace unos 5000 años. Desde entonces, las técnicas fueron mejorando, pero aún hoy se sigue trabajando arduamente para brindar mejores soluciones frente a este desafío. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se pierden hasta un 40% de las cosechas del mundo debido a los ataques de insectos, malezas y enfermedades.

Los productores de hoy, tienen una gran variedad de herramientas para proteger sus cultivos de las distintas amenazas. Algunas de ellas se utilizan desde hace siglos, otras son modernas y novedosas. La clave es la eficacia de cada una y la manera en que son utilizadas para lograr mejores resultados.

En la actualidad se combinan la ciencia de los datos, la tecnología de precisión y los productos para la protección de cultivos de última generación con las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) que cuidan los suelos y el medio ambiente. Esta sinergia conduce a una protección más eficaz cuyo resultado final es un cultivo, un suelo y un planeta más saludable.

Las herramientas, una a una

Hoy combinamos distintos tipos de herramientas y podríamos afirmar que la caja de herramienta actual ofrece a los productores más herramientas que nunca. El uso de todas ellas combinadas, aumenta la eficacia.

Por un lado, tenemos las herramientas impulsadas por la tecnología:

  • Análisis avanzado de datos: los métodos de recopilación y análisis de datos permiten a los productores utilizar cantidades variables de productos y técnicas de protección de cultivos, de acuerdo a factores como el clima, la ubicación del campo, el tipo de suelo y la semilla.
  • Tecnologías de pulverización de precisión: la pulverización avanzada y las herramientas GPS evitan el uso excesivo de productos para la protección de cultivos y reducen el número de aplicaciones de pulverización requeridos por campo.
  • Soluciones químicas y biológicas de vanguardia: productos químicos y microbianos bien utilizados proporcionan el mejor resultado en materia de cuidado frente a ataques de insectos, enfermedades y control de malezas.
  • Herramientas de exploración de alta tecnología: los vehículos aéreos no tripulados y los satélites se convirtieron en opciones de exploración comercialmente viables, ayudando a los productores a observar grandes campos para detectar signos de daños causados por malezas, insectos y enfermedades.
  • Semillas híbridas avanzadas: híbridos tradicionales, criados para ser más eficientes en una variedad de factores como rendimiento, resistencia a la sequía, resistencia a enfermedades, o condiciones más específicas de cada tipo de suelo.
  • Semillas genéticamente modificadas: la modificación genética es beneficiosa para combatir plagas (por ejemplo, maíz Bt) o tolerar herbicidas (por ejemplo, cultivos tolerantes al glifosato).

Por otro lado, están aquellas que denominamos fundacionales y existen desde hace muchos   años:

  • La rotación de cultivos: año a año, se realiza un cambio de los cultivos sembrados. Esto ayuda a prevenir enfermedades, insectos y malezas.
  • Cultivos de cobertura: son cultivos que se siembran en épocas en las que, en general, el suelo está desnudo. Tienen el objetivo de mantenerlo cubierto y de esta manera ayudar a prevenir la erosión.
  • Labranza: remover un poco el suelo antes de sembrar, puede ayudar a interrumpir el ciclo de vida de las plagas, incluyendo malezas, insectos y enfermedades.
  • Intersiembra: la plantación de diferentes cultivos lado a lado permite maximizar el control de plagas y utilizar de mejor manera los recursos.
  • Desmalezamiento manual: hay casos en los que es conveniente quitar las malezas con la mano para evitar que roben la luz del sol, el agua y nutrientes.
  • Espantapájaros: fue una de las primeras herramientas de protección de cultivos y tiene el propósito de asustar a las aves invasoras para mantenerlas lejos de los cultivos.

 

En Monsanto trabajamos para mejorar las soluciones y proponer nuevas y cada vez más modernas maneras de proteger a los cultivos. Esto ayuda a los productores a mejorar las cosechas, utilizando menos recursos naturales, cuidar el medio ambiente y producir los alimentos necesarios para alimentar al mundo.

Si querés conocer más sobre las técnicas de protección de cultivo que se utilizan en nuestro país podés visitar

http://descubri.monsanto.com.ar/notas/cultivos-protegidos/

http://descubri.monsanto.com.ar/notas/mantengamos-los-cultivos-protegidos/

Artículos relacionados