Conectados al campo

Por Monsanto Argentina

Los productores ya no están solos. La tecnología aplicada a la agricultura recolecta información para lograr mejores cosechas. Te contamos cómo.

El análisis de datos llegó a la agricultura. ¿Cómo? Los productores necesitan de información cada vez más precisa para cultivar y las empresas de la agroindustria, para desarrollar mejores soluciones; el clima, el estado del suelo, el crecimiento de los cultivos, el manejo de plagas y malezas… todos estos factores afectan la producción de alimentos en menor o mayor medida. Pero, ¿y si estos factores se pudieran predecir…?

En EEUU, dos ex empleados de Google, David Friedberg y Siraj Khaliq, crearon en 2006 The Climate Corporation, una compañía que nació con el objetivo de convertir la información meteorológica en recomendaciones para los productores y que, desde 2013, es parte de Monsanto. Para reunir estos datos, la empresa diseñó una plataforma que combina variables ambientales y agronómicas con simulaciones climáticas de alta resolución. ¿Cómo ayuda esto al productor en el campo? Toda la información recolectada permite tomar decisiones que van desde la profundidad en la que hay que sembrar la semilla, hasta si es más conveniente cambiar a un cultivo que requiera de menos riego porque se vienen días de sequía. Una maravilla, ¿no?

Pero la revolución tecnológica no termina acá. A esta iniciativa, se suman tecnologías que ya se están usando en EEUU como drones y microsatélites, que toman imágenes de las parcelas sembradas y alertan a los productores de problemas en el crecimiento de sus cultivos. Además, se utilizan sembradoras con sensores que transmiten en tiempo real: a través de la conexión a Internet, los productores pueden ver cómo se desarrolla el proceso de siembra y detectar por ejemplo si la maquinaria presenta algún problema mecánico.  Y como si esto fuera poco, en la agricultura de hoy se emplean sensores que miden el PH, la humedad de la tierra, la calidad del aire o los niveles de nitrógeno.

¿Mucha información? Sí. Pero con la aplicación de Big Data, todos esos datos se pueden reunir en un mismo lugar y analizar de forma cruzada para tomar mejores decisiones: qué cultivar según el clima y el estado del suelo, en qué terreno, en qué fecha exacta, cuánta cantidad de agua y qué tipo de nutrientes necesitará nuestra semilla, y podríamos seguir.

La tecnología no solo hace más fácil la toma de decisiones para el productor sino también, permite ahorrar costos de producción y contribuye con el cuidado de los recursos como el agua y la energía, esenciales para preservar el medioambiente. La “agricultura inteligente” llegó para quedarse y promete enfrentar con éxito uno de los mayores desafíos mundiales: duplicar la producción de alimentos para una población en constante crecimiento.

Los que trabajamos en el campo junto a los productores nos esforzamos por cuidar los alimentos, aportando nuestro conocimiento para generar más, respetando el medioambiente y usando sus recursos de una manera más eficiente. La tecnología es un gran aliado a la hora de producir alimentos: permite anticiparse a los problemas, como los factores climáticos, y tomar mejores decisiones. Por eso, investigamos y desarrollamos herramientas que ayuden a los productores a sembrar sus cultivos más eficientemente con menos recursos.  El campo se mueve y nosotros también. ¡Conocé por qué somos parte de la #AgriculturaModerna!

Fuentes:

La Nación

Clarín

Revista Chacra

Links de Interés:

http://www.lanacion.com.ar/1469263-el-campo-y-las-nuevas-tecnologias

http://www.monsanto.com/global/ar/nuestros-compromisos/pages/nl-2015-01-climate-corporation.aspx

http://descubri.monsanto.com.ar/notas/rodrigo-santos-presidente-de-monsanto-en-sudamerica-expositor-del-gaf-de-san-pablo/

http://www.clarin.com/rural/tecnocampo/agricultura_de_precision_0_1450055334.html

http://www.revistachacra.com.ar/nota/3622/

 

Artículos relacionados