Big data en el campo, revolución en la producción de alimentos

Por Monsanto Argentina

Las innovaciones tecnológicas nos permiten mejorar las producciones agrícolas y usar los recursos disponibles de manera más eficiente. El big data llega hoy para brindarnos información clave.

La tecnología avanza a un ritmo constante en todas las áreas. En la agricultura, las innovaciones nos permiten mejorar la calidad de los alimentos, aumentar las producciones, ahorrar recursos naturales y, con la llegada del big data, obtener información acerca del clima, el suelo, el área plantada, las condiciones del cultivo, etc.

¿Sabías que una parcela de tierra puede generar unos 20 GB de datos por año?  Esta información se obtiene a partir de sensores conectados a internet. Se estima que para el año 2020, la agricultura va a tener más de 100 mil millones de sensores que se encargarán de recolectar miles de datos.

Esta información combinada con las mejoras genéticas continuas y la experiencia de los productores agrícolas, permite tomar mejores decisiones. Como resultado se obtienen  mejores cosechas, un uso más eficiente de recursos y una disminución de costos.

El big data es la ciencia que permite la gestión y organización de una gran cantidad de datos. Cuando estos son analizados en conjunto bajo los mismos patrones, se transforman en información útil para optimizar distintos procesos. Para Monsanto, The Climate Corporation es el motor de la incorporación de tecnologías de la información a la agricultura. Desde el año 2013 trabaja sobre una plataforma que combina todos estos datos y, como resultado, se obtiene una amplia gama de información efectiva para los productores.

De esta manera, la producción de alimentos es un proceso cada vez más dinámico y preciso: pensá en todos los datos que cada productor tiene a la hora de sembrar, cuidar y cosechar los cultivos. De esto se trata esta nueva tendencia, una agricultura digital, inteligente y mucho más eficiente.

En Monsanto,  nos dedicamos 100% al campo y nuestro objetivo es ayudar a los productores a generar más alimentos utilizando menos recursos. La tecnología nos acerca aún más a esta meta.

Artículos relacionados