Aprovechar al máximo cada gota

Por Monsanto Argentina

¿Sabías que la agricultura utiliza el 70% del agua dulce del mundo? Aunque te sorprenda, esto tiene sentido si pensamos que, simplemente, no se puede cultivar sin agua porque las plantas la necesitan para crecer y poder brindarnos los alimentos que llevamos a la mesa cada día.

A medida que la población mundial crece, vamos a necesitar más agua para nuestro uso personal pero también para producir nuestros alimentos. Y como nuestros suministros de agua dulce son limitados, es importante que busquemos maneras innovadoras de utilizarla de forma eficiente.

Usamos la tecnología, las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), el desarrollo de semillas GM y la biotecnología para mejorar la capacidad de los cultivos de crecer en condiciones limitadas de agua o sequía, asegurando la cosecha y un suministro constante de alimentos.

Te contamos algunos ejemplos del trabajo que estamos haciendo en distintos países y regiones del mundo:

*Nebraska, EE.UU

El Centro de Aprendizaje en Nebraska, se centra en la investigación del uso del agua en los cultivos para ayudar a los productores a aprovechar al máximo cada gota de agua.

Los visitantes ven cómo los productores utilizan la agricultura basada en sistemas para manejar la sequía y mejorar los rendimientos de los cultivos, usando menos recursos como agua y fertilizantes.

*Milán, Italia

El programa Aquatek utiliza sensores para realizar un seguimiento de los niveles de humedad del suelo en las granjas italianas. Estos datos se recogen, analizan y luego se comparten con los productores para ayudarlos a cultivar de manera más sustentable.

*Ica, Perú

Nuestro equipo de semillas de hortalizas en Ica, Perú, realiza un seguimiento sobre el uso del agua y los ajustes necesarios para que el riego sea más eficiente. En el año 2013 esto condujo a un ahorro total de agua de más de 64 millones de litros en condiciones desérticas.

*Múltiples regiones de África

Trabajamos en conjunto con otros actores en África para llevar nuevas herramientas que permiten un uso eficaz de los escasos recursos. Por ejemplo, el Maíz Eficiente en Agua fue diseñado para que la planta pueda sobrevivir en condiciones de sequía.

*Camaçari (BA), Brasil

En esta región, que actualmente se encuentra con una fuerte escasez de agua, se llevó a cabo un proyecto para la recuperación del agua de lluvia. En 2016, se acumuló un volumen de más de 39.000 m³ de agua. Desde el 2011, año de la puesta en práctica, a la fecha se han recuperado 500 millones de litros de agua de lluvia.

*Provincia de Buenos Aires, Argentina

En la Planta de Rojas, Buenos Aires, se desarrolló un proyecto para recuperar el agua utilizada en la limpieza de equipos y tanques de almacenamiento. Con esta iniciativa se reutilizaron 63.000 litros de agua en 2015 y 85.000 en 2016, y se redujo el volumen de agua desechada, impactando positivamente en el medio ambiente.

Un esfuerzo de colaboración

La conservación del agua es un gran reto que no se puede resolver por sí solo. Estamos trabajando en equipo con los productores, organizaciones, instituciones y otros actores para hacerle frente a los desafíos del agua en el mundo a través del desarrollo de prácticas agrícolas cada vez más sustentables.

Nos impulsa un claro objetivo: mejorar la eficiencia del uso del agua durante riego y sabemos que para lograrlo, cada gota cuenta.

FUENTE: http://discover.monsanto.com/water-conservation

Artículos relacionados