El Glifosato en 6 Pasos

¿Qué es el glifosato?

El glifosato es un herbicida de amplio espectro, capaz de controlar más de 100 cultivos diferentes. Las formulaciones a base de glifosato han sido utilizadas en la agricultura por más de 40 años, y hoy en día es el ingrediente activo más utilizado en todo el mundo para el control de malezas.

¿Para qué se usa el glifosato?

En los campos dónde se producen los alimentos, las malezas compiten con los cultivos por los nutrientes del suelo, el agua y la luz solar. Los herbicidas, como el glifosato, son una de las herramientas que le permiten al productor cuidar los cultivos, optimizando el uso de sus recursos para obtener mejores cosechas.

¿Cómo funciona el glifosato?

El glifosato inhibe de manera específica una enzima que está presente en las plantas, y que es esencial para su crecimiento. Cuando se pulveriza sobre las hojas o tallos, viaja hasta las raíces dónde bloquea esta enzima y la planta deja de crecer ya que se inhibe la fabricación de ciertos aminoácidos. Cuando la maleza se marchita y cae sobre la tierra, el glifosato residual se descompone en sustancias como el dióxido de carbono y el fosfato.

¿El glifosato es seguro?

Más de 800 estudios realizados a nivel mundial avalan la seguridad del glifosato. Estos estudios han sido revisados por distintas agencias como la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EEUU y la Comisión Europea. La conclusión de diferentes agencias regulatorias del mundo señala que utilizado de acuerdo a las recomendaciones de la etiqueta, su uso no presenta riesgos para la salud humana, animal ni para el medio ambiente.

¿El glifosato se usa en todo el mundo?

Actualmente, más de 160 países aceptan el uso de glifosato en la agricultura. En Argentina el SENASA (Servicio Nac. De Sanidad y Calidad Agroalimentaria) es la autoridad regulatoria que aprueba y registra el uso y comercialización de productos para la protección de cultivos, incluyendo a los herbicidas a base de glifosato.

¿Monsanto es la única empresa que vende herbicidas a base de glifosato?

No. Monsanto lanzó originalmente el herbicida Roundup® en EEUU en 1974. Hoy, cerca de 50 empresas en Argentina poseen sus propios registros de herbicidas a base de glifosato, lo que muestra la efectividad del producto.

Mitos

Durante muchos años, Monsanto focalizó sus comunicaciones a los productores y otros actores del campo, sin dirigirse a la sociedad. Una sociedad cada vez más interesada en conocer cómo se producen los alimentos, cuál es el rol de la empresa y de los productos que se utilizan en el campo para ayudar a la producción de alimentos. Esto llevó a que el glifosato, un producto clave para la agricultura, quedara en el centro de la polémica acrecentando los mitos y la falta de información.

Sin embargo, desde Monsanto estamos comprometidos en retomar el diálogo y empezar una conversación con más personas. Tenés dudas? Dedicale un minuto!

MITO. El glifosato causa cáncer.

El glifosato inhibe de manera específica una enzima que es esencial para el crecimiento de las plantas. Esta enzima no se encuentra presente en los seres humanos ni animales, y es por eso que los productos formulados a base de glifosato no presentan riesgo para la salud, siempre que se usen de acuerdo a las recomendaciones de la etiqueta. Los estudios regulatorios y estudios independientes, realizados durante los últimos 40 años, han señalado que no hay evidencia que vincule al glifosato con el cáncer. Las autoridades regulatorias de los EEUU, Europa, Canadá, Japón, Nueva Zelanda y Australia han reafirmado públicamente que no hay evidencia que vinculen al glifosato con el cáncer.

MITO. El glifosato se retiene en el cuerpo y se acumula en la orina.

Dada su naturaleza química, el glifosato no es un compuesto bioacumulable. En el caso de exposición, el mismo es rápidamente eliminado a través de la orina, al igual que ocurre con otros compuestos químicos. Los niveles de glifosato que se han detectado en la orina humana se encuentran muy por debajo de los umbrales internacionales que pueden ser considerados preocupantes para la salud.

MITO. El glifosato es una amenaza para los animales

El glifosato actúa de manera específica sobre una enzima que se encuentra en las plantas pero no en los animales. Como parte de las pruebas de evaluación de seguridad ha sido sometido a estudios ecotoxicológicos exhaustivos abarcando un amplio rango de organismos de la fauna terrestre y acuática. Se ha demostrado que no representa un riesgo para la salud de los animales cuando se utiliza según las indicaciones de las etiquetas.

MITO. El glifosato afecta el medioambiente

El glifosato es de baja volatilidad, se une fuertemente a las partículas del suelo y se degrada con el tiempo, convirtiéndose en sustancias como el dióxido de carbono y fosfato. Además, no es bioacumulable y según los estudios ambientales, no daña las comunidades microbianas del suelo. Por el contrario, el glifosato ha permitido a los productores de todo el mundo adoptar prácticas de labranza reducida, como la siembra directa que tiene importantes beneficios ambientales.

Seguridad

Uso Seguro y Responsable

La seguridad es una prioridad para nosotros en Monsanto, y antes de ser comercializado, cada herbicida formulado a base de glifosato debe cumplir con los rigurosos estándares de seguridad establecidos por las autoridades regulatorias para proteger la salud humana y animal y el medio ambiente.

En estas evaluaciones exhaustivas, los reguladores analizan una gran cantidad de estudios que cubren diferentes aspectos como la toxicología y ecotoxicología, la degradación y comportamiento del producto en el ambiente (suelo, aire y agua), los residuos en el cultivo, la posible exposición ocupacional y las propiedades químicas del producto.

Estos herbicidas deben estar registrados y aprobados por distintos organismos nacionales e internacionales antes de ser puestos a la venta. En nuestro país las primeras formulaciones a base de glifosato fueron autorizadas para comercializarse por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) desde en el año 1977. A nivel internacional, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), la Comisión Europea (EC) y muchos otros actores como la Organización Mundial de la Salud (OMS), coinciden en que el glifosato, cuando es utilizado según las recomendaciones de la etiqueta, no presenta riesgos para la salud humana, fauna o el medio ambiente.

Estos productos constituyen herramientas eficientes si son aplicados de manera correcta, en el momento y en la cantidad apropiada. Para garantizar esto es muy importante la información que brindan las etiquetas y que permiten identificar la composición del producto, para qué sirve y cómo debe utilizarse, y cuáles son las precauciones que se deben tener en cuenta al manipularlos; incluyendo también las indicaciones de cuáles son los elementos de protección personal que deben usarse en todo momento.

Así, es fundamental que sean utilizados y manejados de forma correcta y responsable siguiendo los lineamientos establecidos por las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA). Y para que esto suceda, desde Monsanto promovemos su implementación trabajando de manera conjunta con la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (CASAFE), y apoyando los programas de Agrolimpio y Depósito OK.

Las BPA contribuyen a la implementación de una agricultura sustentable que cuide los recursos naturales limitados y nos permita generar alimentos para una población en crecimiento.

Estudios Científicos

"En la actualidad, el APVMA no tiene datos que le sugieran que los productos en base a glifosato registrados en Australia, usados según las instrucciones de la etiqueta, presenten cualquier riesgo inaceptable para la salud humana, el medio ambiente o el comercio. (...) El peso y la fuerza de la evidencia muestran que el glifosato no es genotóxico, cancerígeno o neurotóxico." (2013)
Autoridad Australiana de Pesticidas y Medicinas Veterinarias


"La EPA ha llegado a la conclusión de que el glifosato no representa un riesgo de cáncer para los seres humanos." (2013)
Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU


"Basado en la evaluación actual de la Agencia de Protección Ambiental, se aconseja seguir las instrucciones en la etiqueta de todos los productos que contengan glifosato para proporcionar una protección adecuada a los usuarios" (2015)
Agencia de Protección Ambiental de Nueva Zelanda


"Es poco probable que el glifosato suponga un riesgo cancerígeno para los humanos." (2015)
Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria


"Teniendo en cuenta la fuerza y limitaciones de la gran cantidad de información sobre el glifosato, la cual incluía múltiples estudios a corto y largo plazo de toxicidad en animales, numerosos ensayos de genotoxicidad in vitro e in vivo, así como la gran cantidad de información epidemiológica, el peso total de la evidencia indica que es poco probable que el glifosato suponga un riesgo de cáncer para los seres humanos." (2015)
Agencia Regulatoria de Manejo de Plagas de Canadá


"En los estudios epidemiológicos en humanos, no hubo evidencia de carcinogenicidad y no hubo efectos sobre la fertilidad, la reproducción y el desarrollo de neurotoxicidad que pudieran ser atribuidos al glifosato". Informe de Evaluación de Renovación del Glifosato, Alemania como Estado miembro ponente para la Renovación Europea de Aprobación de Glifosato (2015)
Instituto Federal de Evaluación de Riesgos, Alemania


¿Querés conocer más sobre la seguridad del glifosato?